Seleccionar página

Curcumina fresca. Crédito: Pixabay.

La pérdida de memoria es una parte común del envejecimiento, pero para aquellos afectados por formas más graves de Alzheimer y otras demencias asociadas, estos déficits pueden ser devastadores. De hecho, la pérdida de memoria es un problema tan grave que el Alzheimer y las afecciones relacionadas le costarán a los Estados Unidos $277 mil millones en atención médica, apoyo y pérdida de productividad solo en 2018. Un problema tan grande requiere una solución multimodal.

Un pequeño paso que todos pueden tomar para proteger la salud de su cerebro y la función de la memoria es comer bien, comenzando temprano en la vida. Eso significa que necesita una dieta variada rica en nutrientes neuroprotectores. Entonces, ¿qué es exactamente lo que debe alimentar a su cerebro? Aquí hay 3 alimentos para apilar en su plato.

Aceite de pescado

El pescado graso de agua fría y el caviar pueden no parecer los alimentos más saludables que podría comer, pero cuando se trata de la función neurológica, son justo lo que recetó el médico. Eso es porque estos alimentos son ricos en omega-3 DHA, una grasa que puede minimizar significativamente el riesgo de Alzheimer. En los estudios, también se demostró que las personas con más omega-3 DHA circulante tenían un volumen cerebral más grande.

Pescados como el salmón, la trucha alpina e incluso las sardinas son algunas de las mejores fuentes de omega-3 DHA, pero si puede elegir entre una rebanada de pescado y huevas de pescado, puede optar por estas últimas si quiere asegurarse salud del cerebro Eso se debe a que las huevas de pescado, tanto el caviar de alta gama como las variedades económicas, contienen una cantidad equilibrada de omega-3 DHA, colina, B6, B12 y otras vitaminas que trabajan juntas para la salud del sistema nervioso y se absorben mejor juntas.

Repollo

El repollo no es el alimento más atractivo que existe, pero como todas las verduras, tiene un lugar definido en su dieta y cuando se trata de su cerebro, el repollo es una buena fuente de fosfatidilserina, un nutriente que ayuda en la comunicación nerviosa. Con una mejor comunicación nerviosa viene un mejor enfoque y memoria. En particular, la fosfatidilserina funciona en el hipocampo, manteniendo la salud de las células y asegurando que la parte del cerebro que convierte los recuerdos a corto plazo en recuerdos a largo plazo esté en plena forma.

Si elige comprar suplementos de fosfatidilserina para la salud del cerebro, asegúrese de verificar cómo se hicieron. En el pasado, los fabricantes fabricaban fosfatidilserina a partir de células cerebrales de vaca, pero debido a preocupaciones sobre la enfermedad de las vacas locas, la mayoría ha interrumpido este proceso. Hoy en día, la mayoría de estos suplementos se obtienen de la col o la soja para evitar este riesgo.

curcumina

La curcumina, el compuesto que hace que la cúrcuma sea de color amarillo brillante, ha aparecido mucho en las noticias últimamente debido a sus beneficios para la salud, y muchos de esos beneficios se centran en el cerebro. En particular, la curcumina puede reducir la inflamación cerebral y aumentar la disponibilidad del antioxidante glutatión. La inflamación cerebral es una de las principales causas de daño neurológico y degeneración, así que encuentre una manera de incluirla en su dieta, ya sea en curry, leche dorada o como un suplemento independiente.

Si va a tomar curcumina como suplemento, considere mezclarla con aceite de coco, aceite de oliva o incluso ese aceite de pescado que estimula la salud del cerebro para una mejor absorción. Por sí sola, la curcumina tiene poca biodisponibilidad, pero la grasa ayuda al cuerpo a absorberla hasta siete veces mejor que cuando la curcumina se toma sola.

Alimentación + Fitness = Función

En última instancia, la buena nutrición se combina con el ejercicio para minimizar los riesgos de demencia y ayudarlo a mantener una función óptima en los años venideros. Así que apila el pescado y los alimentos integrales y luego muévete. Aunque las tasas de Alzheimer han disminuido constantemente en los últimos años, todavía tenemos un largo camino por recorrer cuando se trata de reducir el impacto de la pérdida de memoria en las próximas décadas.

"