Seleccionar página

Siempre es una buena idea plantar árboles nuevos después de cortar algunos viejos. Pero eso no es exactamente sostenible, muestra un nuevo análisis.

Imagen en dominio público.

Los bosques todavía cubren alrededor del 30% de la superficie terrestre del mundo, pero su cobertura está disminuyendo rápidamente. La tala siempre ha sido un problema en los tiempos modernos, con la pérdida de 1,3 millones de kilómetros cuadrados de bosque entre 1990 y 2016. Desde que los humanos comenzaron a talar bosques, el 46% de los árboles han sido talados, según un estudio de 2015 en la revista Nature . Después de algunos signos alentadores, la deforestación vuelve a aumentar.

Por supuesto, los bosques tienen una tasa de reposición natural y los humanos también plantan nuevas áreas de árboles. Estos esfuerzos han hecho mella en las cifras generales de deforestación, aunque el efecto neto todavía se inclina fuertemente hacia la deforestación.

Pero incluso cortar árboles y plantar una cantidad igual es problemático, sugiere un nuevo estudio. Se encontró que los árboles de los bosques tropicales en recuperación eran diferentes de los de los bosques primarios. Tenían hojas más duras, con concentraciones más bajas de los nutrientes fósforo y nitrógeno, ambos esenciales para el crecimiento de plantas y árboles. Esto se debe a que la tala constante de árboles y la plantación de otros nuevos agotan los suelos de nutrientes cruciales, concluye un nuevo estudio.

Esencialmente, los ciclos múltiples de tala y reforestación eliminan irreversiblemente el fósforo del sistema forestal, lo que lleva al bosque al límite.

Los bosques tropicales antiguos que han sido los mismos durante millones de años ahora están cambiando de manera irreversible debido a la tala repetida, dijo el Dr. Tom Swinfield, científico de plantas del Instituto de Investigación de Conservación de la Universidad de Cambridge y primer autor del artículo publicado en la revista. Biología del Cambio Global.

Los nutrientes como el fósforo provienen de las rocas, que se incorporan lentamente al suelo, desde donde son absorbidos por las raíces. Cuando se corta un árbol, estos nutrientes se pierden. Swinfield y sus colegas calcularon que hasta el 30% del fósforo del suelo se elimina con la tala repetida.

Para ello, utilizaron mediciones LIDAR para crear imágenes de alta definición de los bosques en el noreste de Borneo. Este método utiliza escáneres láser de alta precisión para tomar numerosas medidas en todo el espectro de luz para crear una imagen 3D muy detallada de los bosques. Luego combinaron estos datos con mediciones de nutrientes de 700 árboles individuales en el mismo bosque, lo que les permitió mapear las concentraciones de nutrientes en las hojas de los árboles en áreas de crecimiento natural y áreas con tala repetida.

Los investigadores encontraron que las diferencias con los bosques primarios se vuelven más pronunciadas a medida que los bosques talados crecen con el tiempo, lo que sugiere una limitación de fósforo exacerbada a medida que los bosques se recuperan.

Cada cosecha maderera consecutiva reduce los niveles de nutrientes en el suelo, agrega el equipo. Hasta ahora, los árboles parecen estar arreglándoselas, pero están cada vez más estresados.

Vemos que a medida que los bosques talados comienzan a recuperarse, en realidad se están diferenciando de los bosques viejos en términos de la química de sus hojas y posiblemente también de la composición de especies, ya que la cantidad de nutrientes disponibles disminuye, dijo Swinfield. Por el momento, los árboles pueden hacer frente, pero el hecho de que estén cambiando indica que los niveles de fósforo en el suelo están cayendo. Esto podría afectar la velocidad a la que los bosques se recuperan de futuras perturbaciones.

Este asunto ha sido severamente poco estudiado, también enfatizan los investigadores. A nivel mundial, tendemos a pensar en los bosques como un juego de suma cero: si plantamos tanto como cortamos, entonces todo está bien. Pero ese no es realmente el caso.

Los suelos a menudo se ignoran en la conversación, y esto puede tener consecuencias devastadoras para la conservación de los bosques. Además, no es solo que los árboles estén allí, no todos los árboles son iguales, y los árboles de crecimiento natural y libres de estrés brindan servicios ambientales mucho mejores.

Por último, si bien el estudio se centró en Borneo, es muy probable que este problema afecte a los bosques de todo el mundo.

La limitación de fósforo es un problema global realmente grave: es una de las áreas en las que los humanos están utilizando un recurso vital más allá de los niveles sostenibles, concluye el profesor David Coomes, director del Instituto de Investigación de Conservación de la Universidad de Cambridge, quien dirigió el proyecto.

Referencia de revista: Swinfield, T. et al: La espectroscopia de imágenes revela los efectos de la topografía y la tala en la química de las hojas de los árboles del dosel de los bosques tropicales. Biología del cambio global, diciembre de 2019. DOI: 10.1111/GCB.14903

"