Seleccionar página

A medida que los avances tecnológicos y los nuevos descubrimientos médicos hacen que los mundos de la medicina y la ciencia colisionen, existe una creciente necesidad de una raza híbrida de investigadores médicos: el médico-científico. Estos investigadores especializados y capacitados médicamente realizan estudios importantes sobre posibles causas, tratamientos y medidas preventivas para enfermedades existentes, trabajan con líderes mundiales para asesorar sobre problemas de salud pública y ayudan a identificar cualquier nueva amenaza para la salud que pueda surgir para la población en general. Si bien los médicos-científicos son menos conocidos, desempeñan un papel fundamental para cerrar la brecha entre la medicina y la ciencia.

Entonces, ¿qué es un médico-científico y qué hacen exactamente?

  • 1 Enseñar a estudiantes de medicina o ciencias
    • 1.1 Conclusión
  • ¿Qué es un médico-científico?

    En términos simples, un médico-científico es una persona con un título de MD, que pasa la mayor parte de su tiempo completando proyectos de investigación médica. Un médico científico también puede tener un título en ciencias, un doctorado, un doctorado en derecho o una maestría en administración de empresas además de su doctorado en medicina, aunque es común que el doctorado en medicina sea el único título.

    Estos profesionales de la salud pueden estar empleados en diversos entornos, desde una práctica médica del dolor hasta un laboratorio, o incluso en una universidad como profesor o investigador. Los médicos-científicos utilizan su experiencia en los campos médico y científico para investigar todo, desde diseñar nuevas formas de tratar o prevenir enfermedades hasta probar hipótesis en casos de pacientes reales.

    ¿Cómo se llega a ser médico-científico?

    Hay múltiples puntos de entrada en una carrera como médico-científico, y EE. UU. proporciona algunas de las vías más accesibles en más de 40 universidades a nivel nacional. Los estudiantes estadounidenses que deseen seguir una carrera como médico-científico pueden solicitar un programa de doble titulación (MD/PhD), que los preparará para una carrera en medicina. Mientras participan en esta doble titulación, la mayoría de los estudiantes médicos y científicos de EE. UU. también cuentan con el apoyo del Programa de Capacitación de Científicos Médicos del Instituto Nacional de Salud (NIH), que les brinda las habilidades necesarias para realizar investigaciones médicas.

    Los estudiantes también pueden obtener un MD y complementar esto con una beca de formación. Esta combinación de experiencia en la práctica clínica y aplicaciones de investigación científica prepara a los estudiantes para desempeñar diversos roles en laboratorios o clínicas.

    ¿Qué hacen los médicos-científicos?

    Los médicos-científicos pueden trabajar en una variedad de entornos profesionales, desde universidades hasta hospitales, y generalmente se enfocan en la investigación médica. Estos son algunos ejemplos de lo que un médico-científico puede enfocarse en el día a día:

    • Detectar nuevas amenazas para la salud humana

    Dado que muchos médicos-científicos son libres de elegir su área de trabajo (suponiendo que tengan razones lo suficientemente convincentes como para recibir financiación), algunos optan por trabajar en la detección de nuevas amenazas para la salud que pueden afectar a la población en general. Por ejemplo, es posible que la relación entre el azúcar y la diabetes o el tabaquismo y el cáncer de pulmón no se haya probado sin la intervención de un médico científico. Generalmente, un médico científico que trabaja en este tipo de investigación formará una hipótesis y desarrollará experimentos o estudios diseñados para probar o refutar un vínculo entre una sustancia o comportamiento y una amenaza potencial para la salud. Este tipo de investigación es común en los laboratorios universitarios y, por lo general, requiere que el médico científico principal solicite subvenciones de investigación para completar la investigación.

    Algunos médicos-científicos tienen un empleo privado y pueden tener sus temas de investigación y objetivos asignados por su empleador, potencialmente para beneficiar los mejores intereses de los empleadores. Si bien el empleo privado puede ser más lucrativo y la investigación puede estar mejor financiada, es posible que un médico-científico no pueda realizar una investigación que considere importante y probablemente deba justificar su investigación ante ejecutivos que no están en los campos médicos o científicos.

    • Desarrollo de nuevas terapias y tratamientos potenciales

    Uno de los tipos de trabajo más críticos que los médicos-científicos pueden realizar es desarrollar nuevos tratamientos e identificar medidas preventivas para enfermedades existentes. Un médico científico puede especializarse en un área determinada de estudio, desde estudios electrocéuticos futuristas hasta intereses más comunes, como:

    • Hematología
    • Inmunología
    • Microbiología
    • medicina transfusional

    Un médico-científico generalmente identificará las áreas potenciales de investigación por sí mismo, dentro de la disciplina elegida. Por ejemplo, si se especializan en la investigación de la diabetes, pueden identificar una posible nueva opción de tratamiento y solicitar fondos para probarla. La forma más común de hacer esto es a través de ensayos clínicos, que pueden ser supervisados ​​por un médico científico capacitado, a veces junto con un médico completamente calificado.

    En un ensayo clínico, generalmente hay dos grupos de participantes, uno que recibe el tratamiento experimental y otro que recibe un placebo, y ninguno de los grupos sabe quién recibió cuál. Un médico-científico monitoreará e informará sobre los resultados de este ensayo y publicará sus hallazgos, confirmando si el tratamiento funcionó o no, o si los resultados no fueron concluyentes.

    Cerrar la brecha entre científicos y médicos

    Uno de los principales beneficios de los médicos-científicos es su capacidad para discutir con fluidez tanto las nociones científicas como las médicas, lo que les permite comunicarse y comprender ambos lados de manera efectiva.

    Si bien algunas organizaciones, como The Markey Trust, han lanzado múltiples programas para brindar beneficios de capacitación cruzada para científicos y profesionales médicos, un médico científico capacitado ya tiene la ventaja de ser capaz en ambos campos. Ser capaz de comprender los principios de la ciencia y la medicina, y comunicarlos de manera efectiva, puede permitir que los médicos-científicos completen la investigación de manera más independiente. Por lo general, no requieren tanta consulta externa como un investigador que solo se ha capacitado en una disciplina.

    Ayudar a guiar decisiones políticas importantes

    Los médicos-científicos desempeñan un papel fundamental en la orientación de las principales decisiones políticas, tanto dentro del sistema médico como en el ámbito político más amplio. Aproximadamente el 60-70% de las pautas de política que dictan el diagnóstico, el tratamiento y el tiempo de recuperación de un paciente han sido influenciados por el trabajo de un médico científico. Si una nueva investigación muestra que algunos tratamientos están desactualizados o son menos efectivos que los tratamientos nuevos, o que el tiempo de recuperación para algunos procedimientos es más largo de lo que se pensaba anteriormente, estos hallazgos pueden influir en la gestión hospitalaria al dictar las pautas de atención al paciente.

    Los médicos-científicos también pueden ser consultados en materia de salud pública. En la mayoría de los casos, la FDA no aprobará un nuevo fármaco o tratamiento para uso público hasta que se demuestre su seguridad en ensayos clínicos, que pueden ser creados y supervisados ​​por médicos y científicos. Además, en situaciones en las que se está propagando una enfermedad o afección desconocida, como se vio recientemente con el covid-19, los funcionarios gubernamentales generalmente consultarán con profesionales médicos para obtener información sobre cómo mantener la seguridad del público; la información que ofrecen estos líderes médicos bien puede haber sido descubierta por médicos-científicos.

    Enseñar a estudiantes de medicina o ciencias

    Los médicos-científicos no se limitan a experimentos e investigaciones de nicho; algunos pueden asumir una función docente e impartir conocimientos a estudiantes de ciencias o medicina. Los ensayos clínicos, ya sea parcialmente financiados por una universidad o que se lleven a cabo en un laboratorio universitario, a menudo pueden utilizar estudiantes de medicina o ciencias para algunos elementos. Los ensayos clínicos o los proyectos de investigación pueden proporcionar a los estudiantes universitarios experiencia práctica en el campo elegido, mientras permanecen bajo la supervisión de un profesional calificado. Los estudiantes universitarios pueden completar algunos componentes de los programas de investigación por su cuenta y hacer que el médico-científico revise su trabajo en una fecha posterior. Un médico-científico capacitado también puede decidir que el trabajo de laboratorio no es para él y hacer la transición a la enseñanza de unidades médicas o científicas en una universidad acreditada, en un entorno de conferencia o salón de clases.

    ¿Podría su proyecto beneficiarse de un médico-científico?

    Si administra una clínica o un laboratorio, considerar a un médico científico como miembro del personal a tiempo completo o parcial puede ser una buena opción. Cualquier negocio donde haya un alto cruce de tratamiento e investigación de medicamentos podría beneficiarse de un profesional capacitado en ambos. Si

    usted trabaja en productos farmacéuticos, o está considerando completar alguna investigación relacionada con un problema de salud, un médico-científico puede completar esto por usted; esto puede minimizar la necesidad de costosas consultas médicas o científicas en el futuro.

    Disminución del número de médicos y científicos

    Durante las últimas décadas, se han planteado constantemente preocupaciones de que los médicos-científicos se están convirtiendo en una especie en peligro de extinción en la medicina. Ya en la década de 1970, los líderes de la profesión médica han cuestionado si es posible que los académicos dominen tanto la ciencia como la medicina de manera significativa, y pidieron más recursos para apoyar a los médicos-científicos en ciernes. El grupo existente de médicos-científicos está envejeciendo y disminuyendo a medida que pasa el tiempo; el NIH ha informado que el número de jóvenes profesionales que solicitan becas de investigación se está reduciendo, y la edad promedio de quienes buscan apoyo para la investigación es ahora de 43 años, un aumento de cuatro años en la última década. Los miembros de la comunidad médica han planteado la cuestión de que se necesita más apoyo y conciencia de la trayectoria profesional médico-científico para garantizar que la investigación médica crítica continúe prosperando.

    La Asociación Estadounidense de Médicos y Científicos (APSA, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo resolver este problema siendo un destacado defensor y la voz de los médicos científicos con sede en los EE. UU. APSA tiene como objetivo apoyar a los médicos-científicos nuevos y existentes en:

    • Mejorar las oportunidades educativas para los aprendices
    • Avanzando en la investigación orientada al paciente
    • Abogar por la investigación biomédica y traslacional

    Conclusión

    El Covid-19 ha demostrado la importancia de contar con profesionales de la salud capacitados tanto en ciencia como en medicina clínica disponibles y preparados para problemas críticos de salud pública. En un mundo donde la enfermedad puede propagarse rápidamente por todo el mundo, nunca ha sido tan importante apoyar a nuestros futuros líderes médicos y financiar importantes investigaciones de salud pública. A medida que aprendemos más sobre los avances científicos y médicos, los médicos-científicos seguirán siendo una parte fundamental de nuestro plan colectivo de salud pública.

    "