Seleccionar página

El concepto de la proporción dental áurea se remonta a los tiempos de los antiguos griegos. Según sus creencias, la verdadera belleza se define por la proporción o proporción constante de elementos grandes y pequeños.

Si bien usaron esto en referencia a la belleza en la naturaleza, finalmente se adoptó en otros aspectos de la belleza. En la actualidad, el concepto sigue siendo atractivo y se ha ramificado en varias áreas, incluido el campo de la odontología.

Créditos de la imagen: Lesly Juárez.

En pocas palabras, la proporción dental áurea se basa en una proporción matemática de 1,618:1. Esta relación representa la longitud más grande y más pequeña (o dientes, en aplicaciones dentales). Cuando lo coloca en un formato diferente, significa que el diente más pequeño debe tener el 62% del tamaño de los dientes más grandes.

Si bien es inevitable que las tendencias de belleza vayan y vengan, la idea de una proporción áurea se ha mantenido sorprendentemente duradera. Al mismo tiempo, el concepto de la proporción áurea ha sido centro de controversia y la odontología no es la excepción en este sentido. Ha tenido ajustes significativos en cuanto a su aplicación en el ámbito dental, simplemente porque es difícil lograr una proporción ideal.

Pero a medida que las tecnologías dentales y los avances continúan avanzando, esto no sería algo imposible de lograr. Según Dentaly, el concepto de proporciones áureas no debe verse únicamente en términos del ancho de los dientes, sino también en relación con la salud bucal. Debe verse como un todo en términos de estética facial (incluida la alineación dental) y mejora del bienestar dental.

¿Qué es la proporción áurea?

Dos cantidades están en proporción áurea si su proporción es igual a la proporción entre su suma y la mayor de las dos cantidades. En otras palabras, su relación es de aproximadamente 1.618.

La proporción áurea de 1,618 se ha utilizado ampliamente en la música, la naturaleza, la arquitectura y el arte. Los matemáticos de la antigua Grecia y Leonardo Da Vinci se encuentran entre los que han empleado la proporción áurea en sus obras.

La espiral dorada, basada en la progresión de Fibonacci.

Cuando se trata de su sonrisa, la proporción áurea se aplica a los dos dientes frontales. Estos dos dientes se miden en términos de altura y anchura. La forma ideal es que los dos incisivos frontales formen un rectángulo dorado utilizando la relación phi.

Esta fórmula ofrece solo un posible enfoque matemático para determinar el tamaño y la forma deseables de los dientes, en particular los maxilares. Los dentistas tendrían que determinar la longitud de lo siguiente antes de poder aplicar la regla de la proporción áurea: la posición del borde incisal, el plano incisal, el plano gingival y la longitud del incisivo central.

Los dentistas también usan un enfoque diferente en términos de medir el ancho en función de dos cosas: el ancho de visualización y el ancho clínico. Estos dos se tienen en cuenta cuando se trata de obtener una medida precisa de la proporción dental.

Aplicando la Proporción Áurea en Odontología

La proporción áurea proporciona una fórmula matemática con la que puede basar la relación de los dientes más pequeños y más grandes entre sí.

En la búsqueda constante de la perfección en el campo dental, la proporción áurea se presenta como el secreto para lograr la sonrisa perfecta. La gente hoy en día gasta miles de dólares al año para corregir la alineación de sus dientes o para reemplazarlos. Los dentistas ahora están examinando la importancia de (o la falta de) la proporción áurea cuando se trata de corregir las sonrisas de las personas.

Por supuesto, las intervenciones estéticas no deben hacerse a la ligera, y debes consultar con tu especialista antes de cualquier posible intervención.

Sin embargo, en la búsqueda de lograr esa proporción ideal, se realizan diversos procedimientos de odontología estética. Un ejemplo de ello son los implantes dentales. Un implante dental no solo puede ayudar a conservar la integridad de su estructura facial y ósea, sino que también puede mejorar la estética general de la cara. Cuando le falta un diente, puede hacer que sus otros dientes y maxilares se muevan. Este movimiento crea una falta de proporción en sus rasgos faciales.

¿Cómo puede ayudar la odontología cosmética?

Por supuesto, no hay reemplazo para el buen cepillo antiguo, pero los dentistas pueden ayudar de múltiples maneras.

La búsqueda de una sonrisa perfecta nunca termina. Los nuevos avances en la tecnología de la odontología cosmética solo han creado más discusión con el objetivo de lograr dientes perfectamente proporcionados. Los procedimientos como los implantes dentales y los aparatos ortopédicos son algunos de los métodos disponibles para lograr dientes alineados. Un buen dentista cosmético podrá evaluar la formación natural de los dientes de un paciente y determinar el procedimiento ideal que lograría la proporción áurea. Los mejores dentistas cosméticos no solo conocen bien las últimas técnicas de odontología cosmética, sino que también conocen la estética de la sonrisa y cómo lograr la mejor proporción natural puede producir una mejor sonrisa.

La odontología cosmética incluye una amplia gama de procedimientos y tratamientos dirigidos a la reconstrucción total de la boca. Incluso un procedimiento simple como el blanqueamiento dental puede hacer mucho para mejorar su sonrisa. Por lo tanto, las técnicas y los tratamientos avanzados pueden restaurar la alineación y la armonía adecuadas de sus dientes. Ya sea que tenga dientes que sobresalen, dientes faltantes o alineación de dientes torcidos, ahora se pueden arreglar con técnicas modernas de odontología.

Con el avance de la odontología cosmética, es solo cuestión de tiempo hasta que los dentistas puedan lograr la proporción dental dorada. ¡Esto hace que su búsqueda de lograr esa sonrisa perfecta esté a su alcance!

"