Seleccionar página

Alliance Rubber Co., con sede en Hot Springs, se asoció con investigadores británicos para hacer eterna la humilde banda de goma al agregarle grafeno.

Imagen vía Pixabay.

El grafeno es realmente un material increíble. Estas láminas de carbono puro del grosor de un átomo son ridículamente fuertes, mucho más fuertes que el acero y casi cualquier otro material que hayamos descubierto. En 2008, el ingeniero de la Universidad de Columbia, James Hone, dijo que se necesitaría un elefante parado sobre un lápiz para perforar una hoja de grafeno tan gruesa como una envoltura de comida normal. Por lo tanto, los investigadores están tratando de mezclarlo con todo tipo de materiales en un intento de capitalizar su fuerza. Por ejemplo, un artículo publicado recientemente detalla cómo los investigadores han estado alimentando arañas con agua mezclada con grafeno y nanotubos de carbono para que puedan tejer hebras de seda ultra duraderas.

Ponle una banda

Ahora, el fabricante de bandas elásticas busca incorporar el grafeno a la mezcla y mejorar su producto. Alliance planea iniciar una asociación de tres años con investigadores de la Universidad de Sussex, durante los cuales trabajarán en la mezcla perfecta de grafeno y caucho para las bandas, dice el director comercial de Alliances, Jason Risner. Muy poco grafeno dará como resultado bandas subóptimas; demasiado, y perderán elasticidad.

Las bandas de goma de grafeno no son nuevas, sin embargo, las dos se han mezclado antes. Pero lo que Alliance espera hacer es optimizar este diseño y obtener la mayor fuerza posible de las bandas sin sacrificar la flexibilidad, permitiéndoles resistir años de uso y abuso. Después de encontrar la mejor receta para la tarea, la compañía planea tener bandas elásticas prácticamente irrompibles que se pueden vender a una amplia gama de industrias, desde minoristas y mayoristas hasta agronegocios y empresas tecnológicas, explica Risner.

El grafeno mezclado abordará algunas de las deficiencias de las bandas elásticas tradicionales. Por ejemplo, serán antiestáticos, un requisito fundamental para las empresas que manejan productos electrónicos que hasta ahora consideraban anatema las bandas elásticas, ya que acumulan fácilmente cargas estáticas que dañan las placas de circuitos.

Representación artística del grafeno.

Como se espera que las bandas con infusión de grafeno duren mucho más que sus contrapartes de solo caucho, la compañía también está considerando incrustarlas con etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) o pigmentos que cambian de color con la temperatura o el tiempo. Alliance dice que esto tiene un enorme potencial para los agricultores y las tiendas. Las etiquetas permitirían un seguimiento mucho más fácil y económico de los productos desde el campo hasta el pasillo. Los pigmentos permitirían a las tiendas realizar un seguimiento de las condiciones en que se entregan los productos al mostrar si los productos se adhirieron o no a los estándares de temperatura antes de la entrega.

Podrían rechazar [los productos] en la tienda porque [la banda] cambiaba de color según la temperatura, explica Riesler.

El sistema RFID-color también permitiría a los clientes obtener mucha información sobre un producto con solo un breve vistazo. Si un determinado artículo viene normalmente con una banda azul, ver una banda negra en él le indicará que los productos se han manipulado incorrectamente.

Pero quizás el logro más satisfactorio sería tener finalmente bandas elásticas que no se rompen. Es por eso que la compañía planea eventualmente mezclar grafeno en cada banda que produce.

"