Seleccionar página

La ansiedad, el cansancio y los pensamientos negativos se consideran la tríada sintomática de la depresión. Aunque la depresión es un trastorno psicológico, puede desencadenar síntomas somáticos (físicos), incluida la pérdida de energía. A menudo, esta sensación de agotamiento constante desencadena un círculo vicioso que puede mantener la depresión durante años. El cansancio crónico, un trastorno físico, a menudo se confunde con la depresión porque los síntomas son muy comunes. Sin embargo, cada uno puede desencadenar al otro, por lo que es posible desarrollar ambos.

Estar deprimido cansa

Imagen: Pixabay

Mis problemas comenzaron cuando tuve que dejar la Universidad. Sufrí de una condición similar a la gripe, que me llevó a ataques de pánico, depresión y agotamiento total durante un par de meses, escribió un usuario anónimo en un foro médico.

Estoy tomando mirtazapina, que ahora me ayuda a dormir bien, pero todavía me falta la energía que necesito para hacer las cosas. Cuando me siento lo suficientemente bien como para salir y hacer algo con mi día o salir por la noche, me agota y hace que necesite recuperarme durante unos días, escribió otro usuario.

Informes como estos abundan en Internet. Ni siquiera son sorprendentes dado que 1 de cada 10 estadounidenses se ven afectados por la depresión en algún momento, y el 80% de los clínicamente deprimidos no reciben ningún tipo de tratamiento.

Algunos de mis pacientes se sorprendieron y conmocionaron cuando les dije que estaban deprimidos, dice la psicóloga clínica Angel Adams. Creen que es otra cosa. Si tienen falta de energía o fatiga, es posible que piensen que están haciendo demasiado. A veces piensan, es solo esta enfermedad o tuve una ruptura con alguien, pero en realidad están experimentando depresión, así como la enfermedad o la reacción de duelo.

Muchos de nosotros simplemente no entendemos cómo es la depresión. La gente no entiende del todo que todavía puedes funcionar y tener depresión, dice Adams. Mucha gente piensa que si tienes depresión vas a dejar tu trabajo y demás, pero mucha gente sigue trabajando, sigue funcionando pero en un grado muy diferente. No tienes que ser suicida para estar deprimido. Puedes estar clínicamente deprimido y pensar: Así es mi vida.

La depresión afecta el apetito y el sueño, ambos vitales para generar y reponer energía. En la mayoría de los casos, los pacientes reportan insomnio y duermen menos, aunque dormir demasiado también arruinará su estado de ánimo y sus niveles de energía.

Incluso cuando los pacientes duermen horas razonables (seis se considera el mínimo), la mayoría informa despertarse sin descanso y cansado durante todo el día. Eso puede deberse a que las personas deprimidas no obtienen la misma calidad de sueño que los demás. Los investigadores que escanearon los cerebros de los clínicamente deprimidos encontraron:

  • se tarda mucho más en conciliar el sueño,
  • el tiempo total de sueño se reduce,
  • hay poco o ningún sueño profundo,
  • El sueño REM ocurre más temprano en la noche,
  • se despiertan con más frecuencia durante la noche, lo que puede durar lo suficiente como para que la persona sea consciente de estos despertares, y
  • la persona se despierta más temprano en la mañana y no puede volver a dormir, incluso cuando está muy cansada.

Los científicos evalúan el sueño midiendo la actividad cerebral. Dependiendo de las frecuencias de las señales eléctricas medidas, el sueño se puede dividir en diferentes etapas. Una persona normal pasará de la etapa uno a la cuatro al quedarse dormida y luego seguirá el orden inverso al despertar. La quinta etapa se llama sueño de movimientos oculares rápidos (REM) porque los ojos se mueven frenéticamente, es en esta etapa del sueño que soñamos.

Los sueños son muy importantes para nuestro bienestar psicológico. Incluso cuando tenemos sueños repetitivos de sucesos cotidianos, este tipo de sueños ayudan a la mente a poner las cosas en orden. Aquí hay un relato esclarecedor de la investigadora del sueño Rosalind D. Cartwright, del libro The Twenty-four Hour Mind: The Role of Sleep and Dreaming in Our Emotional Lives (biblioteca pública):

Cuanto más severa es la depresión, antes comienza el primer REM. A veces comienza a los 45 minutos de sueño. Eso significa que el primer ciclo de sueño NREM de estos durmientes asciende a aproximadamente la mitad del tiempo habitual. Este REM temprano desplaza el sueño profundo inicial, que no se recupera por completo más tarde en la noche. Este desplazamiento del primer sueño profundo va acompañado de una ausencia de la gran salida habitual de la hormona del crecimiento. El momento de la mayor liberación de la hormona del crecimiento humano (HGH) es en el primer ciclo de sueño profundo. Los deprimidos tienen muy poco SWS [sueño de ondas lentas, Etapas 3 y 4 del ciclo del sueño] y ningún pulso alto de HGH; y además del crecimiento, la HGH está relacionada con la reparación física. Si no dormimos lo suficiente, nuestros cuerpos tardan más en sanar y crecer. La ausencia del gran aumento de HGH durante el primer sueño profundo continúa en muchos pacientes deprimidos incluso cuando ya no están deprimidos (en remisión).

Ella continúa: El primer período de sueño REM no solo comienza demasiado temprano en la noche en personas que están clínicamente deprimidas, sino que también suele ser anormalmente largo. En lugar de los habituales 10 minutos más o menos, este REM puede durar el doble. Los movimientos oculares también son anormales, ya sea demasiado escasos o demasiado densos. De hecho, en ocasiones son tan frecuentes que se las denomina tormentas de movimientos oculares .

Hay otro patrón relacionado con el sueño REM en los deprimidos: no recuerdan lo que soñaron o les cuesta recordar fragmentos. Por lo tanto, la función de regulación del estado de ánimo de los sueños puede verse interrumpida en el cerebro deprimido.

Todo puede estar arraigado en el estrés.

No está claro qué causa la depresión, pero el estrés prolongado parece desempeñar un papel importante. Cuando estamos estresados, el cerebro se inunda con la hormona del estrés cortisol. Si el estrés permanece elevado durante mucho tiempo, habrá más cortisol y menos dopamina y serotonina, cuya falta se ha relacionado con la depresión. Por lo tanto, el estrés puede agotar el cerebro y conducir a la depresión, lo que parece desencadenar círculos viciosos: estás deprimido, por lo que te estresas más; tiene problemas para dormir, por lo que se siente cansado; te sientes cansado, así que ya no tienes ganas de hacer nada significativo. Realmente es terrible, y una vez que se completa el círculo, la mayoría de las personas tienen dificultades para liberarse.

Esta es la razón por la cual la depresión puede ser muy cruel y se debe considerar la atención médica seria. Tanto la depresión como el insomnio se pueden tratar con antidepresivos. La mayoría de los antidepresivos pertenecen a la clase llamada inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), y los insomnes que comienzan a tomar uno de esos medicamentos a menudo encuentran alivio para sus problemas de sueño. Los métodos no farmacéuticos para tratar el insomnio también pueden ayudar con la depresión. Algunos consejos breves que pueden ayudar incluyen:

  • hacer ejercicio durante el día, pero evite hacerlo dos horas antes de ir a la cama,
  • evitar la cafeína (café, té, bebidas energéticas) y el alcohol,
  • use ejercicios de respiración profunda para aliviar la ansiedad.

Recuerde: sentirse cansado todo el tiempo no se limita únicamente a la depresión. De hecho, una gran cantidad de trastornos físicos pueden causar estos estados de ánimo letárgicos. Antes de visitar a un psiquiatra, el mejor curso de acción es hacerse primero análisis de sangre básicos. Luego, el médico podrá verificar si hay infección, anemia y problemas de tiroides, que podrían ser relevantes.

Esperemos que este artículo ayude a explicar por qué la depresión te cansa.

"