Seleccionar página

Los investigadores encuentran que no hay tal cosa como usarlo o perderlo.

Imagen en dominio público.

Muy a menudo, nuestros músculos hacen cosas sin que realmente lo pensemos. Ya sea tocando la guitarra, andando en bicicleta o simplemente escribiendo su contraseña en el cajero automático, todos estaban familiarizados con nuestros músculos haciendo cosas sin nosotros. Estas y otras formas de memoria muscular han sido un tema de debate desconcertante durante décadas, y los investigadores aún están descubriendo más y más cosas sobre cómo funciona esto realmente.

Pero si no los usa regularmente, ¿usa esa habilidad? En otras palabras, ¿se usa o se pierde?

La memoria muscular es un término que se usa para describir tareas que parecen ser más fáciles de realizar después de una práctica anterior, incluso si la práctica se realizó hace mucho tiempo. Es como si los músculos recordaran lo que sucede y fueran más rápidos para volver a su capacidad anterior.

Esto no solo afecta las cosas que haces, sino también la masa muscular y el entrenamiento, lo que ayuda a explicar por qué los atletas entrenados en fuerza experimentan un rápido retorno de la masa muscular y la fuerza incluso después de largos períodos de inactividad.

Hace tiempo que sabemos que si deja de usar sus músculos, se encogerán y, con el tiempo, perderá masa muscular. Hasta hace poco, los científicos también pensaban que los núcleos (las sedes de las células que construyen y mantienen las fibras musculares) también se pierden. Sin embargo, según una nueva revisión, este no es el caso y los músculos pueden acumular potencial de crecimiento muscular.

La clave está en una célula llamada sincitio, un tipo especial de tejido en el que las células están tan fusionadas que casi se comportan como una sola célula.

El corazón, los huesos e incluso la placenta se construyen sobre estas redes de células, dice Lawrence Schwartz, autor del nuevo estudio. Pero, con mucho, nuestras células más grandes y nuestros sincitios más grandes son nuestros músculos.

El crecimiento muscular va acompañado de la adición de nuevos núcleos de células madre para ayudar a satisfacer las demandas sintéticas mejoradas de las células musculares más grandes, explica Schwartz. Esto llevó a suponer que un núcleo determinado controla un volumen definido de citoplasma, de modo que cuando un músculo se contrae o se atrofia por desuso o enfermedad, el número de mionúcleos disminuye.

La suposición pareció válida durante mucho tiempo, pero ya no parece ser el caso.

Previamente, los estudios han encontrado evidencia de degradación de los núcleos causada por atrofia o parálisis. Sin embargo, una investigación más reciente que involucró marcadores genéticos encontró que los núcleos en descomposición no pertenecían a los músculos, sino a células inflamatorias y de otro tipo reclutadas en el músculo atrófico.

En otras palabras, nunca pierdes realmente estos núcleos y nunca pierdes realmente tu memoria muscular.

Los músculos se dañan durante el ejercicio extremo y, a menudo, tienen que soportar cambios en la disponibilidad de alimentos y otros factores ambientales que conducen a la atrofia. No durarían mucho renunciando a sus núcleos en respuesta a cada uno de estos insultos, explica Schwartz.

Continúa citando dos estudios recientes, uno en roedores y otro en insectos, que demostraron que los núcleos musculares no se pierden por atrofia e incluso permanecen después de que se ha iniciado la muerte muscular. Esto tiene mucho sentido evolutivo: los músculos se desgarran durante el ejercicio extremo y tienen que resistir los cambios en la disponibilidad de nutrientes y la variación de la actividad. Renunciar a los núcleos cada vez que ocurre un cambio desafortunado no sería muy productivo, dice Schwartz.

Está bien documentado en el campo de la fisiología del ejercicio que es mucho más fácil volver a adquirir un cierto nivel de aptitud muscular a través del ejercicio que lograrlo en un principio, incluso si ha habido un largo período intermedio de desentrenamiento. En otras palabras, la frase úsalo o piérdelo podría articularse con mayor precisión como úsalo o piérdelo, hasta que vuelvas a trabajar en ello.

El estudio ha sido publicado en la revista de acceso abierto Frontiers .

Compartir 23 Twittear Compartir"