Seleccionar página

El ritual de cambiar de reloj dos veces al año en los Estados Unidos pronto podría convertirse en algo del pasado. El Senado aprobó por unanimidad una medida que haría permanente el horario de verano (DST) en todo el país el próximo año. El proyecto de ley bipartidista ahora deberá ser aprobado por la Cámara de Representantes y firmado por el presidente Joe Biden.

Crédito de la imagen: Wikipedia Commons

El proyecto de ley, también conocido como Sunshine Protection Act, se presentó originalmente en 2018 y luego se volvió a presentar en 2021. Si se convierte en ley, revertiría la Ley Calders, que introdujo el proceso de cambio de reloj de horario de verano dos veces al año en 1918. La medida no ocurriría hasta noviembre de 2023, para dar a todos (especialmente a la industria de viajes) tiempo suficiente para prepararse.

La buena noticia es que podemos lograr que esto pase. Ya no tenemos que seguir haciendo esta estupidez. No entiendo por qué consagraríamos esto en nuestras leyes y lo mantendríamos durante tanto tiempo, dijo en el Senado el Senador Marco Rubio, uno de los patrocinadores de los proyectos de ley. Con suerte, este es el año en que esto se hace. Y perdón por el juego de palabras, pero esta es una idea cuyo momento ha llegado.

El razonamiento detrás del horario de verano

En pocas palabras, DST es el período entre la primavera y el otoño cuando los relojes en la mayor parte de los EE. UU. se adelantan una hora con respecto a la hora estándar. Los estadounidenses cambiaron sus relojes el pasado domingo. El horario de verano se adoptó después de que una ola de países europeos adoptara la práctica en 1916 como una forma de ahorrar energía durante la Primera Guerra Mundial. Y continuó desde entonces.

En 1966, el Congreso aprobó la Ley de Horario Uniforme, que unificó el horario de verano en todo el país o al menos en la mayor parte. La ley establece que cualquier estado podría eximirse, y varios lo hicieron. Hawái decidió excluirse de la ley, al igual que Arizona, permaneciendo en el horario estándar durante todo el año. Los territorios de ultramar tampoco tienen horario de verano, como Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

Estados Unidos ya intentó una vez observar el horario de verano permanente a principios de la década de 1970, pero el experimento no funcionó. Comenzó en diciembre de 1973 cuando el presidente Ricard Nixon estaba en el cargo y terminó menos de un año después de las quejas de seguridad sobre los niños que tenían que caminar a la escuela en la oscuridad. Sin embargo, el debate siguió abierto entre los legisladores.

El propósito original de DST, para conservar energía en función de la cantidad de luz solar disponible en una temporada, ha sido desafiado por el mundo actual impulsado por la electricidad. Los defensores también señalan otras ventajas, como que los restaurantes y las tiendas tengan más luz natural por las noches. Sin embargo, los que están en contra argumentan que significaría más horas de oscuridad para las personas que van a trabajar y para los niños que van a la escuela.

Aún no está claro si la Cámara de Representantes, encabezada por el Partido Demócrata, aceptará la medida, aunque ese apoyo bipartidista del Senado es un buen comienzo. El presidente Joe Biden tampoco ha ofrecido su opinión sobre si firmaría tal proyecto de ley. Tendremos que esperar y ver, pero es posible que pronto nos despidamos de DTS en los EE. UU.

"