Seleccionar página

El Dolmen di Sa Coveccada, una tumba megalítica encontrada en el noreste de Cerdeña. Crédito: Bettina Schulz Paulsson.

Stonehenge es posiblemente el monumento prehistórico más famoso del mundo. Sin embargo, no mucha gente sabe que este estilo megalítico está lejos de ser único. Hay literalmente decenas de miles de estos sitios antiguos en toda Europa, muchos de los cuales son miles de años más antiguos que Stonehenge. Ahora, un nuevo estudio ambicioso asumió la enorme tarea de encontrar el hilo conductor entre todos estos sitios. El análisis sugiere que una sola cultura de cazadores-recolectores fundó el fenómeno megalítico en la región de Bretaña, en el noroeste de Francia, hace casi 7.000 años.

Piedras de pie

El debate en torno al origen de los megalitos se puede dividir en dos líneas de pensamiento: o aparecieron en un solo lugar y luego se extendieron por Europa a través de rutas marítimas o se desarrollaron de forma independiente por diferentes culturas.

Bettina Schulz Paulsson de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, y sus colegas revisaron una montaña de datos arqueológicos de 35.000 sitios, incluidas las piedras en pie, así como tumbas y templos. El equipo de investigación redujo su análisis a 2.410 sitios en toda Europa que tenían restos humanos enterrados dentro de ellos que habían sido previamente fechados por radiocarbono. Para acotar aún más las fechas, el estudio también tuvo en cuenta la arquitectura de los sitios (algunas tumbas premegalíticas tenían estructuras elaboradas pero no piedras enormes), el uso de herramientas y las costumbres funerarias. Finalmente, utilizando métodos estadísticos, los autores pudieron pintar una imagen más clara de dónde se construyeron los primeros monumentos y en qué orden.

El Anillo de Brodgar en las Islas Orkney, Reino Unido. Crédito: Bettina Schulz Paulsson. Dolmen de las Ruinas, Cataluña. Crédito: Bettina Schulz Paulsson.Dolmen en Goosefeld, Alemania. Crédito: Bettina Schulz Paulsson.

Paulsson descubrió que los megalitos más antiguos se encontraban en el noroeste de Francia y no en el Cercano Oriente, como se sugirió anteriormente, que datan de alrededor del 4700 a. C. La región también alberga tumbas con intrincadas tumbas de tierra que datan de alrededor del 5000 a. C., lo que consolida aún más a Bretaña como el origen de El fenómeno megalítico. Algunos menhires en los sitios de Bretaña representan cachalotes y otra vida marina, lo que sugiere que estos cazadores-recolectores también estaban involucrados en algún tipo de viaje por mar. Algunos de estos primeros sitios de piedra en pie estructuras en forma de mesa que se parecen a la letra griega Pi llamados dólmenes también fueron algunos de los más grandes. Por ejemplo, el Gran Menhir una vez se elevó a más de 20 metros de altura.

A partir de ahí, los megalitos se extendieron por Europa durante los siguientes 2.000 años, concentrándose en las regiones costeras del Mediterráneo y las costas atlánticas. Se cree que Stonehenge, por ejemplo, se erigió por primera vez en 2400 a. C., aunque las estructuras más antiguas de este tipo en las Islas Británicas datan de alrededor de 4000 a.

Abogamos por la transferencia del concepto megalítico a las rutas marítimas que emanan del noroeste de Francia, y por la tecnología marítima avanzada y la navegación en la era megalítica, escribieron los autores en la revista PNAS.

Mapa que muestra las fechas estimadas para el inicio de los megalitos en las diferentes regiones europeas. Crédito: PNAS.

La aparición de los monumentos de piedra alrededor de las zonas costeras sugiere que la práctica fue difundida por marineros prehistóricos. Si esto es cierto, entonces la navegación avanzada en Europa podría retrasarse 2.000 años. Esto es muy plausible: las tallas antiguas en los megalitos de Bretaña, como los grabados de muchos barcos, son lo suficientemente grandes para una tripulación de 12.

Por supuesto, hay muchos otros megalitos que han sido destruidos o no descubiertos, pero algunos de ellos pueden ser más antiguos y encontrarse en un lugar diferente a Bretaña. Pero ahora mismo esto parece ser nuestra mejor apuesta. Otros estudios que también incluyan análisis de ADN y movimientos de poblaciones antiguas podrían arrojar más luz sobre estas estructuras misteriosas.

"