Seleccionar página

El lobo mexicano es la especie de lobo más pequeña de América del Norte y también el lobo en mayor peligro de extinción en el continente, es un milagro que todavía esté presente. Los lobos rojos, una especie bastante similar, apenas resisten: en algún momento, había tan solo 35 individuos en la naturaleza. Pero algunos han cuestionado dónde estas dos son especies únicas y dignas de protección bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción de EE. UU.

Ahora, un nuevo informe muestra que estas dos son especies separadas y deben estar protegidas por la ley federal.

lobo mexicano. Créditos de la imagen: Jim Clark.

Los científicos se esfuerzan por desarrollar reglas claras para nombrar y agrupar organismos vivos, pero la taxonomía, la rama de la ciencia que se ocupa de la clasificación de las especies, a menudo se debate. Las características distintivas de las diferentes especies y subespecies no siempre son claras, y esto puede dar lugar a debates muy prácticos. Por ejemplo, algunos han argumentado que, dado que tanto los lobos mexicanos (Canis lupus baileyi) como los lobos rojos (Canis rufus) ocasionalmente se reproducen con coyotes, no son lo suficientemente únicos como para merecer protección.

Los granjeros y ganaderos, que ocasionalmente entran en conflicto con los lobos, han argumentado que no se debe proteger a los lobos, ya que no son especies únicas. La evidencia científica parecía inclinarse en contra de esta idea, pero nunca fue definitiva hasta ahora.

En lo que es, con mucho, el estudio más completo sobre el tema, se muestra claramente que tanto los lobos mexicanos como los lobos rojos son especies únicas y merecen protección bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción.

Los datos que se han acumulado nos han llevado a una conclusión muy clara, dice Joseph Travis, profesor de biología en Florida State y autor principal del informe.

La Ley de Especies en Peligro de Extinción es la piedra angular de la protección de los animales en peligro de extinción en los Estados Unidos. Ordena que las especies amenazadas y en peligro de extinción, además de distintas subespecies y grupos únicos, deben ser preservadas y recuperadas. Pero el acto realmente no se aplica a los híbridos (al menos no por defecto), lo cual es importante para determinar si estos lobos son especies únicas. Este nuevo informe resuelve ese debate. Lobo rojo. Créditos de la imagen: Magnus Manske. Sin la protección adecuada, ambas especies probablemente se habrían extinguido. A partir de 2017, hay 143 lobos mexicanos en libertad y 240 en programas de cría en cautiverio. Mientras tanto, después de que la población de lobos rojos aumentara a 100120 animales en 2012, su número en la naturaleza ha disminuido a 40 a partir de 2018. Ambos están en peligro crítico y, sin embargo, los proyectos de conservación encontraron una oposición sustancial, incluso entre las organizaciones federales.

En 2018, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. ha debilitado las reglas para protegerlos, llegando incluso a permitir que los terratenientes disparen a los animales si se desvían hacia su propiedad, una decisión que generó duras críticas y fue anulada de inmediato en los tribunales. Con suerte, ahora se han aclarado todas las dudas legales y se pueden intensificar los esfuerzos de conservación, ofreciendo a estos animales la protección que merecen y que necesitan desesperadamente.