Seleccionar página

Boomerangs aborígenes australianos. Estos se utilizan para la caza y la excavación. Se podría haber usado una versión más letal contra otros humanos. Crédito: Wikipedia

Los estudiosos dicen que los aborígenes australianos vivieron en armonía tribal hasta 40.000 años antes de que llegaran los primeros colonos europeos en el siglo XVIII. Los aborígenes eran en su mayoría grupos de cazadores que usaban lanzas, pero también los famosos boomerangs para cazar, cavar y otros fines. Debido a la muy escasa evidencia de violencia en los restos de esqueletos antes de la llegada del Imperio Británico, muchos han postulado que la guerra entre tribus podría haber sido inexistente, a pesar de que debieron surgir algunas tensiones.

Los investigadores de la Universidad Griffith de Australia afirman, sin embargo, que la Australia precolonial no era exactamente el Jardín del Edén. Su análisis de los restos del esqueleto de un hombre aborigen adulto sugiere que sucumbió a una muerte muy violenta a manos de un arma muy poco ortodoxa, un boomerang con un filo afilado.

Los restos del esqueleto del hombre muerto fueron encontrados por un miembro del pueblo aborigen Baakantji que lo nombró Kaakutja (hermano mayor). Una larga herida en el cráneo sugiere que el hombre murió luego de un golpe violento con un arma similar a una espada. Pero las pruebas de laboratorio mostraron que el hombre vivió al menos 600 años antes de que los primeros colonos europeos llegaran a la zona, y al ver que los aborígenes no empleaban herramientas de metal, la trama se complicaba.

Michael Westaway de la Universidad de Griffith fue contratado para usar su experiencia antropológica para ayudar a desentrañar el misterio. Su análisis arrojó más detalles sobre el estado del cuerpo. Había una larga herida en la cara de Kaakutja causada por un arma afilada, pero sus costillas también estaban rotas y un círculo de hueso había sido cortado de la parte superior de su brazo.

Westaway investigó un poco y encontró relatos de dos posibles armas utilizadas por los contemporáneos de Kaakutjas: el lil-lil, que era un garrote afilado, y el boomerang de lucha llamado Wonna, que recuerda a la hoja de un sable.

No muy lejos del sitio de entierro de Kaakutjas, junto a la orilla de un río australiano, los investigadores encontraron arte rupestre que representa a dos pueblos aborígenes diferentes con escudos, garrotes y bumeranes. Esto parece sugerir que hubo un conflicto en el área, y debido a que los antebrazos de Kaakutja no muestran signos de lesión, del tipo que se esperaría al protegerse de un golpe, Westaway está algo convencido de que el hombre fue golpeado fatalmente por un boomerang diseñado para azotar un escudo.

Algunas de las figuras son de color blanco, mientras que otras son de color naranja, lo que posiblemente signifique una lucha intertribal. Crédito: Publicaciones de antigüedad

Aunque encontró su fin violentamente, los restos de Kaakutja fueron colocados sobre un cojín de arena especial, posiblemente por amigos y familiares. Obviamente, era alguien por quien mucha gente se preocupaba, dijo Westaway a National Geographic. Y más de 700 años después de su prematura muerte, Kaakutja también recibió una ceremonia tradicional.

Si bien Kaakutja sugiere que los aborígenes no eran exactamente pacíficos, el hombre es solo uno de los dos esqueletos encontrados hasta ahora que muestran signos de violencia. Entonces, en comparación con los millones de esqueletos acuchillados enterrados en el resto del mundo, diría que los aborígenes vivían en armonía.

Los hallazgos aparecieron en la revista Antiquity.

"