Seleccionar página

La orca (Orcinus orca), también conocida como ballena asesina, tiene el segundo cerebro más grande de todos los mamíferos marinos. Tienen sus propios dialectos locales, se coordinan entre sí en sofisticados equipos de caza, se enseñan métodos especializados de caza y transmiten comportamientos que pueden persistir durante generaciones. Estas son criaturas realmente inteligentes, que también son extremadamente inteligentes socialmente. Además, según un nuevo estudio, las orcas muestran distintos rasgos de personalidad, como alegría, alegría y afecto, similares a los chimpancés o incluso a los humanos.

Crédito: Pixabay.

Los investigadores evaluaron las personalidades de 24 orcas cautivas en SeaWorld Orlando, SeaWorld San Diego y el zoológico Loro Parque en Tenerife, España. Los entrenadores de animales y otro personal que trabajó en estrecha colaboración con las orcas tuvieron que completar encuestas que clasificaron a cada animal en una lista de 38 rasgos de personalidad. Los rasgos se analizaron y luego se compararon con estudios previos de los mismos rasgos de personalidad para chimpancés y humanos.

Este es el primer estudio que examina los rasgos de personalidad de las orcas y cómo se relacionan con nosotros y otros primates, dijo en un comunicado el investigador principal Yuln beda, estudiante de doctorado en psicología en la Universidad de Girona en España. Estos rasgos de personalidad similares pueden haberse desarrollado porque eran necesarios para formar interacciones sociales complejas en grupos muy unidos que vemos en orcas, humanos y otros primates.

Los psicólogos midieron los rasgos de personalidad con el modelo Big Five, que describe la personalidad en cinco dimensiones: apertura, escrupulosidad, extraversión, amabilidad y neuroticismo. Este modelo simplificado describe los rasgos de personalidad usando una combinación de adjetivos individuales y frases descriptivas.

Los resultados sugieren que las orcas tienen rasgos de personalidad similares tanto a los humanos como a los chimpancés, aunque se inclinan más hacia los chimpancés. En particular, las orcas puntuaron a la par con los chimpancés y los humanos en cuanto a extraversión (por ejemplo, juguetonas, sociables, sociables). Las orcas y los chimpancés también compartían rasgos de personalidad de escrupulosidad (p. ej., constante, terco y protector) y amabilidad (p. ej., paciente, pacífico y no acosador).

Las orcas viven en grupos sociales muy unidos conocidos como manadas. Los individuos cazan juntos, comparten comida y se comunican usando un lenguaje sofisticado. Sorprendentemente, las orcas, que en realidad son una especie de delfines que se encuentran en todos los océanos, desde las gélidas regiones árticas y antárticas hasta los mares tropicales, también pueden imitar los sonidos de los delfines nariz de botella, los leones marinos e incluso los humanos. El hecho de que las orcas tienen personalidad tal vez se ilustra mejor con el desgarrador caso de una orca de 20 años, conocida como J-35 o Tahlequah, que comenzó a empujar a su cría recién nacida muerta frente a la costa de la isla de Vancouver. La afligida madre mantuvo a flote a la cría durante 17 días mientras nadaba cientos de millas. Otros miembros de las manadas ayudaron a la madre, a pesar de que esto había dañado la capacidad de caza de las manadas. El comportamiento se registró en julio y ganó cobertura de noticias internacionales.

Es increíblemente triste, dijo Brad Hanson, biólogo de vida silvestre en el Centro de Ciencias Pesqueras del Noroeste, a The Seattle Times. Refleja los lazos muy fuertes que tienen estos animales, y como padre, solo puedes imaginar qué tipo de estrés emocional deben tener estos animales al suceder estos eventos.

Los científicos no están seguros de si las orcas realmente sienten dolor, una emoción compleja que es difícil de medir, aunque puede estar presente en especies que viven en grupos muy unidos, como los chimpancés, los elefantes y las jirafas.

Algunos estudios previos sugieren que el contacto de la madre con el cuerpo sin vida podría ser importante para que la madre se ajuste psicológicamente a la muerte de su descendencia, dijo beda. En cualquier caso, esos comportamientos muestran lo complejos que son estos animales.

El estudio actual sugiere que los rasgos de personalidad de las orcas y los primates evolucionaron independientemente unos de otros, como un subproducto de las habilidades cognitivas avanzadas requeridas para una interacción social compleja, esencialmente una evolución convergente en acción. Como advertencia, el estudio, que se publicó en el Journal of Comparative Psychology, se realizó únicamente en orcas cautivas, que tienen personalidades alteradas como un aumento del neuroticismo y la agresión. Para los autores, es increíblemente desafiante evaluar los rasgos de personalidad de las orcas en la naturaleza. Dicho esto, los hallazgos no reflejan necesariamente los rasgos de personalidad de las orcas que se encuentran en la naturaleza".