Seleccionar página

Foto: Lindsay Douglas.

Estas pequeñas y bonitas cabañas hacen un muy buen trabajo para protegerse del frío, además son amigables con el medio ambiente y sorprendentemente acogedoras.

Muchos años antes de que volverse ecológico fuera una cosa, los islandeses construían casas ecológicas sin siquiera saberlo. En países como Noruega, Escocia, Irlanda y Groenlandia, las casas de turba se dejaban para aquellos que no podían permitirse nada más, pero en Islandia las usaban personas de todas las clases.

Foto: Ira Goldstein Imagen vía Wikipedia.

Las casas de césped islandesas surgieron como resultado de un clima difícil, ofreciendo un aislamiento superior a las casas construidas solo con madera y piedra. La madera también era un bien valioso, ya que solo una parte de Islandia estaba cubierta de bosques cuando llegaron los colonos, y la deforestación fue bastante rápida. Los colonos en realidad trajeron esta idea, probablemente de Noruega (donde se pueden encontrar casas similares, aunque no tantas).

El césped se construye a partir de pantanos ricos en minerales, que son comunes en Islandia. Se requieren herramientas especiales para construir diferentes secciones de césped. Strengur es una sección de césped de aprox. 1 m de largo y no más de 5 o 10 cm de espesor. Los muros se pueden construir con strengur , apilándolos en capas. Torfa es similar, pero más ancha. Otro corte de uso común es klmbruhnaus , cortado con una pala en un bloque en ángulo de aprox. 60 cm de largo, 20 cm de alto y 30 cm de ancho.

Muro de césped. Imagen vía Wikipedia.

Las capas de césped utilizadas como paredes dan la impresión de que la casa se eleva desde el suelo, pero el césped todavía está colocado sobre un marco de madera. La estructura hace que el aire caliente realmente no pueda escapar de la casa y el aire frío realmente no pueda entrar. Otro aspecto interesante de la casa de césped islandesa fue la introducción de baños adjuntos, que eran comunales, y el acto de ir al baño adjunto a menudo se realizaba en grandes grupos.

Hay indicaciones arqueológicas de que las casas de césped se han hecho durante más de 1000 años en Islandia, pero se introdujeron muchas innovaciones con el paso de los siglos. El primer avance significativo se produjo en el siglo XIV, cuando las casas comunales de estilo vikingo fueron abandonadas gradualmente y reemplazadas por muchos pequeños edificios interconectados.

Luego, en el siglo XVIII, se produjo otro cambio y se comenzó a construir el burstabr, con sus extremos de madera o gaflar, esta es la casa que vemos hoy en día en las casas de césped islandesas. El estilo perduró hasta la época moderna, cuando el hierro pasó a ser ampliamente utilizado en las construcciones.

Imagen vía Scribol.

Este diseño arquitectónico y la eficiencia de estas casas es un testimonio de cuán creativos pueden ser los humanos cuando se enfrentan a desafíos únicos como el clima y la falta de recursos en Islandia.

El sitio web de la UNESCO dice:

La casa larga en Islandia era tradicionalmente una casa grande que albergaba todas las funciones necesarias. El techo longitudinal a dos aguas estaba sostenido por postes interiores independientes y cubierto con césped. La entrada se colocó en el lado longitudinal de la casa. Las paredes exteriores estaban hechas completamente de césped o césped y piedra. En el interior, la casa puede haber estado dividida en dos o tres partes por paredes de madera ligera. La forma de la casa larga cambió con el tiempo, y la evidencia arqueológica muestra que se le anexaron otros edificios más pequeños en la parte trasera. La función de cada casa estaría clara, pero los datos sugieren que una casa podría cambiar de función de un período a otro.

Imagen vía Jeff y Terry.

La estabilidad y durabilidad de la casa depende en gran medida de la calidad de los materiales y la mano de obra. Los muros necesitan un refuerzo constante, aproximadamente una vez cada 25 años (aunque se han documentado casos de 50 e incluso 70 años).

La naturaleza misma de este estilo de construcción ha sido cambiar y adaptarse a medida que pasa el tiempo, y ahora, en los tiempos modernos, pueden resurgir. Después de todo, están construidos con materiales renovables, son sostenibles, acogedores y se ven geniales. ¿Qué no le gusta?

Compartir 7 Twittear Compartir"