Seleccionar página

Un estudio de este concepto encontró que casi la mitad de las personas encuestadas preferirían ganar $50,000 en un mundo donde el salario promedio es de $25,000 que ganar $100,000 en un mundo donde el promedio es de $200,000; es decir, priorizaron hacer más en relación con otras personas en lugar de tener un ingreso general más alto. Como dice el dicho, si un oso nos persigue a ti y a mí, no tengo que dejar atrás al oso; Solo tengo que dejarte atrás.

Por supuesto, como la mayoría de las características de comportamiento, la competitividad es un espectro: algunas personas son relativamente menos competitivas, otras más y algunas parecen obsesionadas con ganar en cada contexto. Las creencias con respecto a la competitividad también son un espectro: la mayoría de las personas trazan una línea entre la competencia saludable y la no saludable, tienen una idea de lo que es demasiada o muy poca competencia, pero determinar dónde se encuentran esas distinciones en un contexto determinado es (quizás irónicamente) bastante polémico. Para ser claros, como psicólogos, no estábamos en el negocio de sopesar si más o menos competitividad es algo bueno, excepto en la medida en que pueda causar problemas psicológicos cuantificables (pero más sobre eso en un momento).

Sin embargo, aquí hay una cosa que nos interesa: ¿por qué estamos conectados para la competencia? ¿Es por diversión, supervivencia o algo más? Vamos a sumergirnos en la psicología de la competencia.

Competencia social: sobresalir entre la (pequeña) multitud

La personalidad de cualquier ser humano es producto de factores tanto internos como externos, y la psicología de una persona competitiva no es una excepción. La competitividad, casi por definición, se manifiesta en un entorno grupal, y las características del grupo influyen en la competencia social de los individuos.

Por ejemplo, un estudio publicado en 2009 exploró el efecto N; la idea de que el tamaño del grupo se correlaciona negativamente con la motivación competitiva entre los participantes individuales. Específicamente, el estudio encontró que los puntajes de las pruebas caen a medida que aumenta la cantidad de examinados en un lugar en particular, lo que muestra que los examinados estaban menos motivados por la competencia si tenían más competidores. La segunda parte de este estudio encontró que los encuestados terminaron significativamente más rápido si pensaban que competían como parte de un grupo de 10 en lugar de un grupo de 100.

Sin embargo, los factores individuales también juegan un papel importante en esta dinámica. El estudio encontró que las personas que están orientadas hacia la comparación social son muy sensibles al efecto N, mientras que las personas que están menos orientadas hacia la comparación social también se ven menos afectadas. En otras palabras, las personas que están motivadas por la comparación con los demás perciben la oportunidad de sobresalir entre un pequeño grupo de competidores y, por lo tanto, volverse más competitivas, pero están menos motivadas en un grupo más grande donde es menos probable que puedan compararse favorablemente. .

En resumen, la psicología de la competencia indica que es beneficioso competir en grupos pequeños en lugar de grandes. Esto tiene implicaciones, por ejemplo, en el lugar de trabajo y en el aula, o en cualquier otro entorno donde la competencia sea un factor significativo.

Diversidad de la competitividad: una perspectiva evolutiva

Es intuitivo que algunas personas son más competitivas que otras, y la investigación discutida aquí respalda esa idea. Los seres humanos son diversos en muchos aspectos, y el impulso competitivo no es una excepción. ¿Por qué, sin embargo, existen tales diferencias de competitividad entre las personas?

Un estudio de 2014 postuló que en los animales, los individuos más competitivos pueden obtener más recursos de mayor calidad, lo que tiene ventajas evolutivas obvias. Sin embargo, esos mismos individuos altamente competitivos también son los menos capaces de explotar esos recursos de manera eficiente, mientras que los individuos menos competitivos son capaces de arreglárselas con menos. La competitividad, al menos en el mundo natural, es un continuo entre el dominio y la supervivencia eficiente, y lo que se favorece depende de influencias externas.

Por supuesto, cualquier salto de la observación de animales a la psicología de la competencia humana es especulativo, por lo que no podemos leer demasiado en este análisis. Aún así, también podemos ver analogías para esta compensación en el comportamiento humano: las personas competitivas pueden estar demasiado enfocadas en el corto plazo y ser menos prudentes en la forma en que utilizan los recursos porque priorizan ganar sobre la eficiencia. Es justo decir que tanto la personalidad más competitiva como la personalidad menos competitiva tienen sus fortalezas, y es importante reconocer el valor de esa diversidad.

La naturaleza de la hipercompetitividad

Si bien la competitividad ciertamente tiene ventajas, demasiada competitividad se ha relacionado con importantes inconvenientes psicológicos.

Psicológicamente, la hipercompetitividad se puede definir como una necesidad indiscriminada de competir y ganar (y evitar perder) a toda costa. Las personas hipercompetitivas pueden exigirse a sí mismas para asumir demasiados roles y tareas, lo que en última instancia resulta en no alcanzar sus objetivos y gastar demasiado tiempo y esfuerzo. Las personas intensamente competitivas también tienden a tener malas relaciones interpersonales, una observación intuitiva confirmada por la investigación.

La investigación psicológica ha encontrado que la psicología de las personas hipercompetitivas incluye la motivación principalmente por factores externos en lugar de internos. Las personas que están motivadas por el deseo de dominar la tarea o que tienen una alta autoestima tienen menos probabilidades de obsesionarse con la competencia. Por el contrario, las personas que derivan su autoestima principalmente de ganar, o del estatus social y las recompensas tangibles que se derivan de ganar, tienen más probabilidades de ser competitivos en un grado poco saludable.

Comprender la psicología de la competencia tiene amplias aplicaciones

Cuando pensamos en la competencia, a menudo pensamos primero en los deportes, o quizás en campos abiertamente competitivos y antagónicos, como el derecho o las finanzas. La verdad es que la competencia está en todas partes, tanto en el ámbito académico, social, profesional y familiar. Si comprende la psicología de la competencia, tiene una comprensión más profunda y matizada del comportamiento y la motivación humanos, y eso tiene aplicaciones prácticas en todas partes.

Este es solo un ejemplo de cómo el estudio riguroso de la psicología puede prepararlo para el éxito en una amplia gama de carreras. Para obtener más información sobre la licenciatura en psicología completamente en línea de las Universidades del Este de Oregón, comuníquese con nosotros para hablar con un consejero de admisiones.

Este artículo se ha vuelto a publicar con permiso de la Universidad del Este de Oregón.

"