Seleccionar página

Protesta uigur en la Cumbre del Clima de la ONU en 2014. Crédito: Wikimedia Commons.

El trato abusivo de China a su minoría uigur en la provincia de Xinjiang es, por ahora, un secreto a voces. Los grupos de derechos humanos estiman que hasta un millón de uigures han sido detenidos durante la última década en lo que el estado chino llama campos de reeducación. Un nuevo estudio ahora proporciona la evidencia más convincente de que China está buscando activamente controlar y reducir la población de uigures y reemplazarlos con chinos han.

El Dr. Adrian Zenz, un antropólogo alemán y uno de los principales expertos mundiales en el tema de los campos de internamiento de Xinjiang, es el autor principal del nuevo estudio, que encontró que China está empleando políticas y tácticas crueles de control de la población, como el control de la natalidad forzado, desplazamientos forzados y campos de reeducación. Estas medidas podrían hacer que nazcan entre 2,6 y 4,5 millones de uigures menos para el año 2040. Zenz llega incluso a afirmar que estas políticas de limpieza étnica podrían clasificarse como genocidio según la Convención de Genocidio de la ONU de 1948.

¿Quiénes son los uigures?

Los uigures son personas de habla turca que viven en su mayor parte en el noroeste de China, en Xinjiang, que se conoce oficialmente como la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (XUAR).

La primera mención de estas personas de Asia Central en los registros chinos data del siglo III d.C. En el siglo VIII, incluso establecieron su propio reino a lo largo del río Orhan y lo que ahora es Mongolia.

Hoy en día, el pueblo uigur, que son musulmanes sunitas, suman alrededor de diez millones en Xinjiang, alrededor de la mitad de la población de la región. Sin embargo, los uigures solían constituir una mayor proporción de la población de Xinjiang hasta que un gran número de han (chinos étnicos) comenzaron a mudarse a la región autónoma. Esta migración comenzó en la década de 1950 y se hizo especialmente pronunciada después de 1990. A fines del siglo XX, los chinos han constituían dos quintas partes de la población de Xinjiang.

Con el tiempo, las tensiones entre los dos grupos étnicos crecieron, dando lugar a protestas y culminando en un estallido de violencia en 2009, en el que murieron 200 personas y unas 1.700 resultaron heridas. En respuesta, las autoridades chinas han tomado medidas enérgicas contra los uigures sospechosos de ser disidentes y separatistas.

Sin embargo, los grupos de derechos humanos han acusado al gobierno de China de utilizar su campaña de seguridad como excusa para lanzar una campaña de limpieza étnica destinada a convertir a Xinjiang en una región de mayoría Han. Según los informes, hasta un millón de uigures están detenidos en "centros de formación política", que se han comparado con los espantosos campos de reeducación de la sangrienta era de Mao Zedong. China también instaló un extenso programa de vigilancia estatal con cámaras, puestos de control y constantes patrullas policiales en las áreas dominadas por los uigures.

Según Human Rights Watch, el comportamiento de las personas se monitorea con una aplicación móvil, como la cantidad de electricidad que usan y la frecuencia con la que usan la puerta de su casa.

Trabajos forzados y esterilización masiva, parte de la estrategia de China para renovar la composición étnica de Xinjiang

Imágenes satelitales que muestran el rápido desarrollo de los campos de detención en Xinjiang. Crédito: Google.

Las imágenes de satélite sugieren que se han utilizado fábricas dentro de los terrenos de los campos de internamiento fuertemente fortificados. Xinjiang produce alrededor de una quinta parte del algodón del mundo, y los grupos de derechos humanos han acusado a China de utilizar trabajos forzados en los campos para producir gran parte de este algodón.

Muchas marcas occidentales eliminaron el algodón de Xinjiang de sus cadenas de suministro en 2021. En respuesta, China bloqueó las tiendas en línea y obstaculizó en gran medida las ventas de H&M, Nike, Burberry, Adidas, Converse y otras marcas que anunciaron que ya no obtendrían su algodón de Xinjiang.

En un nuevo estudio publicado hoy en la revista Central Asian Survey , Zenz recopiló la evidencia más importante hasta la fecha sobre el abuso de los uigures por parte de las autoridades chinas, y concluyó que China está en una campaña para despoblar Xinjiang de los uigures.

Según Zenz, Beijing está otorgando gran importancia al problema de la estructura de la población y la seguridad de la población de Xinjiang, que pretende 'optimizar' con instrucciones sobre cómo proceder provenientes de la cúpula del gobierno central.

Después de analizar una gran cantidad de documentos disponibles públicamente, el investigador documentó un plan estatal destinado a desarraigar, asimilar y reducir a la fuerza la población de uigures. Estos esfuerzos se han intensificado a partir de 2017, lo que ha resultado en internamientos masivos para la "reeducación política", pero también control de la natalidad sistemático, esterilización masiva y desplazamiento forzado.

En un estudio anterior de 2020, Zenz reveló que las autoridades de Xinjiang están administrando drogas e inyecciones a las mujeres uigures detenidas, implantando dispositivos anticonceptivos intrauterinos y coaccionando a las mujeres para que acepten la esterilización quirúrgica.

Como resultado, las tasas de crecimiento de la población cayeron casi un 85 % en las dos prefecturas uigures más grandes entre 2015 y 2018. Mientras tanto, la tasa de natalidad en los condados de mayoría Han disminuyó solo un 20 %.

Zenz estima que las medidas de control de la natalidad podrían resultar en una pérdida potencial para la población uigur de entre 2,6 y 4,5 millones para 2040.

Mi estudio revela la presencia de una estrategia a largo plazo de Beijing para resolver el problema de Xinjiang a través de la optimización de la estructura de la población étnica, dijo Zenz en un comunicado. El método más realista para lograr esto implica una supresión drástica de las tasas de natalidad de las minorías étnicas en las próximas décadas, lo que resultará en una pérdida potencial de varios millones de vidas. Una población de minorías étnicas más pequeña también será más fácil de vigilar, controlar y asimilar.

La Convención de Genocidio de la ONU de 1948 define el genocidio como "la intención de destruir, en su totalidad o en parte, un grupo nacional, étnico, racial o religioso", y Zenz dice que esta campaña de optimización podría entrar en esta definición.

Inicialmente, China negó la existencia de campos de internamiento en la región de Xinjiang. Luego de que la evidencia fuera innegable, las autoridades chinas defendieron su existencia como una medida necesaria contra el terrorismo y la violencia separatista. China ha desestimado las afirmaciones de que está tratando de reducir la población uigur a través de esterilizaciones masivas como "infundadas", y dice que las acusaciones de trabajo forzado son "completamente inventadas".

El aspecto más preocupante de esta estrategia es que los ciudadanos de minorías étnicas se enmarcan como un problema. Este lenguaje es similar a las supuestas declaraciones de los funcionarios de Xinjiang de que las poblaciones problemáticas son como malas hierbas escondidas entre los cultivos donde el estado necesitará rociar químicos para matarlos a todos. Tal encuadre de todo un grupo étnico es muy preocupante, dijo Zenz.

"