Seleccionar página

Cuando pensamos en basura, nos vienen a la mente cosas como contenedores de basura o vertederos, pero hay otro problema de basura, uno que es difícil de ver a simple vista desde la Tierra. La basura espacial, advierten los investigadores, es un problema creciente, y si no lo abordamos rápidamente, pronto puede ser demasiado difícil de manejar.

Satélites que giran alrededor de la tierra. Créditos de imagen: ESA

Hay un total de 6.542 satélites que actualmente ocupan la órbita terrestre, pero solo la mitad de ellos están realmente haciendo algo. La otra mitad están inactivos, son simplemente chatarra. Para complicar aún más las cosas, se lanzaron más de 1200 satélites en 2020, lo que marca un récord, pero en términos generales, podríamos esperar que más y más satélites se pusieran en órbita.

Ahora, imagine que un día la órbita de la Tierra se sobrepobla y dos satélites tan grandes chocan entre sí. Ambos satélites se romperían en pedazos más pequeños que chocarían aún más con otros satélites y desencadenarían una serie de colisiones imparables y muchas piezas de basura volando. Esto ya ha sucedido algunas veces.

Debido a estas colisiones, la órbita de nuestros planetas se llena cada vez más de escombros, hasta el punto de que, eventualmente, terminaremos sin espacio para lanzar más cohetes y satélites. Tal situación en la que la órbita de la Tierra se vuelve completamente inutilizable debido a las grandes cantidades de basura espacial se conoce como síndrome de Kessler, un fenómeno previsto por primera vez por el científico de la NASA Donald J. Kessler en 1978.

Afortunadamente, no estaban en esa etapa todavía. Por ahora, la basura espacial no parece ser un gran problema, pero los expertos aeroespaciales sugieren que en los próximos años, la cantidad de lanzamientos de satélites y misiones espaciales podría aumentar drásticamente, y es probable que esto agregue más basura al espacio y haga que la órbita de la Tierra esté más poblada. que nunca En pocas palabras, si no empezamos a actuar rápidamente, pronto será demasiado tarde.

  • 2 ¿Es posible liberar la órbita terrestre de basura espacial?
    • 2.1 El resultado final
  • ¿Qué es la basura espacial y por qué es peligrosa?

    Basura espacial es un término genérico. Las partes inutilizables de los satélites, los componentes de los cohetes y los desechos de las máquinas hechas por el hombre en el espacio se denominan basura espacial. Hasta ahora, la NASA ha rastreado 27.000 elementos de este tipo que se mueven sin rumbo fijo en la órbita terrestre. Estos desechos orbitales pueden moverse a una velocidad de 24 000 km/h (15 000 mph) y, por lo tanto, cualquier pieza de basura que se mueva rápidamente puede golpear y destruir un satélite funcional o un cohete que pasa en cualquier momento.

    Una representación gráfica de los desechos en la órbita de la Tierra. Créditos de imagen: NASA

    Ya estamos viendo algunos de estos daños en acción. En marzo de 2021, el 18.º Escuadrón de Control Espacial (18SPCS), una unidad de control espacial de la Fuerza Espacial de EE. UU., confirmó que una pequeña pieza de escombros llamada Objeto 48078 golpeó el satélite Yunhai 1-02 de China. Según el astrofísico Jonathan McDowell, el Objeto 48078 era un remanente de Zenet-2, un cohete ruso que se lanzó en el año 1996. McDowell agregó además que el satélite Yunhai 1-02 se rompió después de la colisión.

    Encontrar formas de eliminar al menos parte de toda esa basura espacial debería ser una prioridad mundial.

    Donald Kessler, científico retirado de la NASA

    Sin embargo, este tipo de colisiones debidas a la basura espacial siguen siendo raras. Antes del accidente de Yunhai 1-02, la última colisión reportada fue en 2009. Además, los controladores de la misión pueden prevenir tales colisiones ajustando la posición de un satélite. Cada año, muchos satélites se maniobran varias veces para evitar la colisión con la basura espacial, incluso la Estación Espacial Internacional (ISS) ha realizado más de 20 maniobras para evitar la basura desde su lanzamiento en 1998.

    El problema de la basura espacial no parece ser un gran problema por ahora, pero si no se trata adecuadamente, puede conducir al caos en la órbita de nuestros planetas en el futuro, un caos que será extremadamente difícil de abordar.

    Un pequeño pero creciente problema

    Antes de 2010, solo se lanzaban alrededor de 100 satélites cada año, pero en el año 2020, por primera vez, se enviaron más de 1000 satélites al espacio. Los números también continúan aumentando en 2021 porque hasta ahora, 1400 nuevos satélites ya se han puesto en órbita este año.

    Además, en los primeros días de la exploración espacial, solía haber solo unas pocas agencias que enviaban satélites al espacio, como la NASA, Roscosmos y la Agencia Espacial Europea. Hoy en día, jugadores privados activos como SpaceX y Blue Origin han creado un auge en la industria aeroespacial y están lanzando más y más satélites. Estas empresas planean lanzar megaconstelaciones (grupos de satélites que cubren una gran área orbital) en la órbita de la Tierra para brindar servicios inalámbricos de Internet de banda ancha en todo el mundo, en los próximos años un proyecto emocionante que seguramente ayudará a millones en todo el mundo, pero lo que también plantea nuevas amenazas al problema de la basura espacial.

    Estas megaconstelaciones traerían consigo un aumento sin precedentes en el número de satélites que giran alrededor de la Tierra (un informe sugiere que la órbita terrestre podría tener 100.000 satélites para 2030). Con cada lanzamiento, la cantidad de basura espacial también aumentará, lo que hará que la órbita esté más congestionada. Como resultado, tanto los satélites existentes como los nuevos tendrán que realizar más maniobras para evitar colisiones.

    Por lo tanto, se gastaría más combustible y recursos en salvar los satélites de la basura espacial. Tarde o temprano, con un número cada vez mayor de misiones espaciales, la creciente cantidad de basura espacial podría aumentar la frecuencia de las colisiones en el espacio exterior y, con el transcurso del tiempo, podría causar el síndrome de Kessler.

    ¿Es posible liberar la órbita terrestre de basura espacial?

    Limpiar la basura espacial no es tan fácil como parece. Para empezar, imponer una prohibición no parece una idea prometedora.

    Los cohetes se lanzan para explorar el espacio y recopilar información sobre otros planetas de nuestra galaxia, mientras que los satélites hechos por el hombre se colocan en la órbita de la Tierra para facilitar la comunicación, la navegación, la asistencia militar, la observación de la Tierra, el pronóstico del tiempo, la búsqueda de minerales y muchos otros. actividades de gran importancia para el ser humano. Por lo tanto, prohibir las misiones espaciales y los lanzamientos de nuevos satélites obviamente no es una solución.

    ELSA-d (Servicios al final de la vida por demostración de astroescala). Créditos de imagen: Astroescala/Wikimedia Commons

    Limpiar la órbita de nuestros planetas es un proceso costoso y complicado. Sin embargo, los investigadores y las agencias espaciales están trabajando en esto y siguen ideando métodos nuevos e interesantes para eliminar la basura espacial de la órbita terrestre.

    Alrededor de 2012, a un grupo de investigadores que trabajaban en el EPFL (Instituto Federal Suizo de Tecnología) se le ocurrió la idea de un satélite especial (llamado CleanSpaceOne) que podría adherirse a una pieza específica de basura espacial y arrastrarla de vuelta a la Tierra. Los investigadores propusieron que durante su viaje a la Tierra, tanto el satélite como la basura espacial serían quemados por el calor atmosférico.

    Esta idea suena prometedora, pero también será costosa, y derribar los satélites uno a la vez llevará mucho tiempo.

    En 2016, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial envió una atadura electrodinámica al espacio que podría dirigir la basura espacial hacia la atmósfera de la Tierra utilizando el campo magnético del planeta. Un par de años más tarde, el Centro Espacial de Surrey en el Reino Unido lanzó el proyecto RemoveDEBRIS en abril de 2018, este proyecto se centró en fomentar y demostrar varias tecnologías de eliminación de basura espacial. En el marco de la iniciativa RemoveDEBRIS, se probó la eficacia de los métodos que involucran redes, arpones y velas de arrastre para atrapar basura espacial.

    Los investigadores de la Universidad de Purdue también desarrollaron una vela de arrastre llamada Spinnaker3 en 2020. Esta poderosa vela de arrastre es una forma eficiente y rentable de lidiar con la basura espacial, ya que no requiere combustible durante su operación. Además, puede arrastrar incluso desechos espaciales del tamaño de un cohete de regreso a la atmósfera de la Tierra para que se destruyan en paz. Se espera que Spinnaker3 se lance en noviembre de 2021 en un cohete Firefly.

    Una imagen conceptual del cazador de CleanSpaceOne. Créditos de imagen: Lucpiguet/Wikimedia Commons

    Astroscale, una empresa de eliminación de basura orbital de Japón, lanzó el satélite ELSA-d (Servicios de fin de vida útil por demostración de Astroscale) en marzo de 2021. Este sistema avanzado de eliminación de desechos utiliza tecnología de captura de satélites magnéticos para recoger pequeños satélites inactivos de la órbita terrestre. . ELSA-d completó con éxito su primera prueba de captura de satélites el 25 de agosto de 2021 y ahora está pasando a las siguientes fases de su proceso de eliminación de basura espacial.

    La línea de fondo

    Como suele ser el caso, más vale prevenir que curar. En el caso de la basura espacial, todavía no es un gran problema, pero cuando se convierta en un gran problema, puede ser demasiado grande para manejarlo de manera eficiente, por lo que es mejor actuar lo más rápido posible.

    Los expertos aeroespaciales están siguiendo esto de cerca y, si se respalda su investigación, es muy probable que pronto veamos estrategias efectivas de gestión de desechos para el espacio y, para cuando estemos listos para nuestro primer picnic interplanetario, tendremos un lugar limpio, verde (con suerte) y hermoso. vista orbital.

    "