Seleccionar página

Considerada la especie de árbol sobreviviente más antigua, el Ginkgo biloba ha estado en el planeta durante unos 200 millones de años y se ha mantenido relativamente sin cambios. Sorprendentemente, el árbol tiene una vida útil de más de 3.000 años. Buscando respuestas, un estudio ha revelado ahora cuál podría ser la clave de su longevidad.

Crédito Wikipedia Commons

La investigación realizada por expertos de China y Estados Unidos, el estudio más completo sobre el envejecimiento de las plantas hasta la fecha, analizó núcleos delgados de 34 árboles de ginkgo en Anlu, en la provincia china de Hubei, y Pizhou, en la provincia de Jiangsu. El procedimiento empleado por los investigadores no dañó los árboles.

Al examinar los anillos, los investigadores se dieron cuenta de que el crecimiento de los árboles no se ralentizaba después de cientos de años. De hecho, incluso se aceleró en algunos casos. El tamaño de las hojas y la capacidad fotosintética de los árboles y la calidad de las semillas, que son indicadores de la salud, no cambiaron con la edad.

Los investigadores, dirigidos por Li Wang, biólogo molecular de plantas de la Universidad de Yangzhou, comenzaron a preguntarse qué estaba pasando a nivel genético. Compararon la expresión génica en las hojas y el cambium, que es una capa de células madre entre la madera interna y la corteza externa.

Recolectar suficiente material fue complicado ya que a los árboles más viejos solo les quedan algunas capas de células cambiales. Los investigadores secuenciaron el ARN de los árboles, observaron su producción de hormonas y examinaron los miARN (moléculas que activan y desactivan algunos genes) en árboles de 3 a 667 años de edad.

Como era de esperar, las expresiones de los genes asociados con la senescencia, que es la etapa final de la vida de una célula, aumentaron de manera predecible en las hojas moribundas. Pero cuando el equipo observó la expresión de los mismos genes en el cámbium, no encontraron diferencias entre árboles jóvenes y viejos.

Esto significaría que a pesar de que algunos órganos, como las hojas, perecen, es probable que el árbol nunca muera de viejo, concluyó el estudio. En cambio, los árboles de ginkgo parecen morir por factores estresantes como plagas o sequías.

En los humanos, a medida que envejecemos, nuestro sistema inmunológico comienza a no ser tan bueno, dijo Richard Dixon, biólogo de la Universidad del Norte de Texas, al New York Times . Pero en cierto modo, el sistema inmunológico de estos árboles, a pesar de que tienen 1000 años, se parece al de una persona de 20 años.

Sin embargo, los árboles de ginkgo experimentan cambios con el tiempo. Se encontró que los árboles más viejos tenían niveles más bajos de una hormona de crecimiento llamada ácido indol-3-acético y niveles más altos de una hormona inhibidora del crecimiento llamada ácido abscísico. Además, los árboles más viejos tenían disminuciones en la expresión génica asociada con la división, diferenciación y expansión celular.

Los investigadores también observaron si los árboles eran más vulnerables a ciertos factores estresantes a medida que envejecían. Para ello, examinaron genes relacionados con la resistencia a patógenos y la producción de compuestos antimicrobianos protectores llamados flavonoides. Pero no encontraron una diferencia en la expresión génica de árboles de diferentes edades.

No tener que preocuparse por envejecer es algo que para los humanos es difícil de entender, dijo a Science el fisiólogo de plantas Sergi Munn-Bosch de la Universidad de Barcelona, ​​que no participó en el estudio. El envejecimiento no es un problema para esta especie, dijo. El problema más importante con el que tienen que lidiar es el estrés.

Origen y descripción

Originario de China, el ginkgo se ha plantado desde la antigüedad en los jardines de los templos chinos y japoneses y ahora se valora en muchas partes del mundo como un árbol ornamental resistente a hongos e insectos. Tolera el frío y puede sobrevivir a las condiciones atmosféricas adversas de las zonas urbanas.

Pero a pesar de que es ampliamente cultivado, el árbol está catalogado como una especie en peligro de extinción por la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), principalmente debido a la rareza en la naturaleza. Hoy en día, solo se encuentran dos poblaciones que crecen en la naturaleza, ambas en la Reserva Tian Mu Shan, la provincia de Zhejiang en el este de China.

El ginkgo se ha utilizado mucho en la medicina tradicional china. Hacia fines del siglo XX, el extracto de ginkgo se hizo popular en muchos países por sus supuestas propiedades para mejorar la memoria. La nuez del árbol también se valora en muchos países como un manjar.

"