Seleccionar página

En el antiguo Egipto, el ojo de Horus simbolizaba protección, salud y curación. El ojo es más un concepto que un ojo real, un concepto que lleva un profundo simbolismo hasta el día de hoy. ¿Por qué el rejuvenecimiento se asocia con algo como un ojo y quién era Horus? Bueno, no es tu historia habitual, así que abróchate el cinturón.

El Ojo de Horus es un ojo humano o de halcón estilizado. El símbolo a menudo incluye una ceja, una línea oscura que se extiende detrás de la esquina posterior del ojo, una mejilla que marca debajo del centro o la esquina delantera del ojo y una línea que se extiende debajo y hacia la parte posterior del ojo que termina en un rizo o espiral. La marca de la mejilla se parece a la que se encuentra en muchos halcones. Imagen vía Wiki Commons.

Horus y las historias raras de penes

Horus es uno de los dioses más importantes de la mitología egipcia antigua. Era el dios de varias cosas, pero sobre todo, era el dios del cielo. Los egipcios solían representar a Horus como un halcón (un halcón lanner o un halcón peregrino), o como un hombre con cabeza de halcón. Los jeroglíficos también registran a Horus como un halcón, pero este dios en particular no es fácil de entender.

Se registran diferentes formas de Horus en la historia, y algunos historiadores consideran que se trata de diferentes dioses o, al menos, diferentes manifestaciones del mismo dios. Esto es consistente con la forma en que los antiguos egipcios veían las múltiples facetas de la realidad. Para complicar aún más las cosas, los egipcios creían que las palabras y las imágenes podían afectar la realidad, por lo que evitaban el riesgo de convertir en realidad los hechos negativos. Para los antiguos egipcios, los mitos jugaban un papel integral en su cultura y vida, pero aunque los mitos son frecuentes en los escritos y el arte, rara vez se presentan de manera completa. Entonces, si bien Horus es una de las deidades más importantes de Egipto, adopta muchas formas y los egiptólogos generalmente creen que es imposible distinguir al verdadero Horus.

Aún así, cuando se menciona un Horus, generalmente es Horus el mayor, uno de los dioses más antiguos de Egipto, el hijo de la verdad, o Horus el joven, el hijo de Isis y Osiris. Es este último el que tiene el ojo de Horus.

Un árbol genealógico de Horus el joven.

Nada en Horus el joven es normal. Su padre, Osiris, fue asesinado por el dios Set, hermano de Isis y Osiris. Hizo pedazos a Osiris e Isis, la esposa de Osiris, enterró todos los pedazos excepto el pene, que cayó a un río y se lo comió un pez gato. Los historiadores difieren en su interpretación de lo que le sucedió al pene de Osiris, pero de alguna manera, Isis se apoderó de él y lo usó para concebir a Horus.

Así nació Horus, y él y Set se odian; son enemigos naturales y tienen todo tipo de batallas peleando por el dominio de Egipto. Pero no hemos terminado con las extrañas historias de fertilidad.

Representaciones en relieve de Horus y el disco solar en el templo de Komombo, Asuán, Egipto. Créditos de la imagen: Dennis Jarvis.

En algún momento, Set parece querer agredir sexualmente a Horus (o en algunas otras interpretaciones, intenta seducirlo), pero Horus coloca su mano entre sus piernas, atrapa el semen de Set y lo arroja a un río. Queriendo vengarse, Horus (e Isis) derraman el semen de Horus sobre la lechuga en el jardín de Set, que Set luego, sin saberlo, consumió y quedó embarazada. Esto de alguna manera significaba que Horus había ganado esa batalla.

Pero no fue la última batalla.

Un ojo rejuvenecedor

En otra pelea entre los dos, Set logró herir el ojo de Horus y sacárselo. Las interpretaciones varían una vez más si fue un ojo, ambos ojos, dónde se lesionaron o se sacaron, si se enterraron o se salvaron. Las interpretaciones incluso varían con respecto a quién ayudó a Horus. Pero más comúnmente, su Horus interpretado fue ayudado por otro antiguo dios Thoth.

El patrón de la sabiduría y los escribas, Thoth, presenta el ojo de Horus como símbolo de rejuvenecimiento y legitimidad de Horus. Imagen vía Wiki Commons.

Thoth, que a menudo aparece como un babuino, a menudo se representa sosteniendo un ankh, el símbolo egipcio de la vida, y estaba tratando de traer la paz entre Horus y Set. El ojo se rejuveneció y era tan poderoso que tenía su propio poder de rejuvenecimiento.

En algún momento, Horus derrota a Set, se convierte en el gobernante de Egipto y le ofrece el ojo a su padre Osiris, que está en el más allá. Este ojo rejuvenecedor fue lo suficientemente poderoso como para sostener a Osiris y, en última instancia, este ritual se convirtió en el prototipo de la costumbre funeraria egipcia, en la que se envían ofrendas para ayudar a sostener a una persona en el más allá.

Dios Horus como un halcón con la Doble Corona de Egipto. 27 dinastía. Créditos de la imagen: Museo Estatal.

Pero el símbolo del ojo se extiende aún más. El ojo era rejuvenecedor, curativo, podía alejar el mal e incluso más o eso creían los antiguos egipcios.

A través de juegos de palabras, el Ojo de Horus podría equipararse con cualquier acto ritual, lo que posiblemente condujo al crecimiento del mito. El Ojo llegó a simbolizar todo el sustento dado a los dioses; dado que la vida es una fuerza que los dioses hicieron circular a través de nuestro mundo, era parte de devolverles esta fuerza y ​​mantener el flujo de la vida.

Así, el Ojo de Horus comienza a entrelazarse con la idea de maat , el concepto egipcio de orden cósmico. Maat combina conceptos de orden, armonía, moralidad y justicia y el Ojo de Horus lo une todo.

El ojo mismo, la ambigüedad y el simbolismo.

El ojo se convirtió en uno de los símbolos más reconocibles y poderosos del Antiguo Egipto. En los rituales de curación, el paciente se equiparaba con Horus, para que el paciente pudiera curarse como Horus. Los amuletos con el ojo se produjeron ya en el año 3000 a. C. y fueron prominentes hasta bien entrada la época romana. Durante al menos tres mil años, el amuleto desempeñó un papel importante en la sociedad egipcia. Los arqueólogos han encontrado cientos de amuletos hechos de una variedad de materiales.

El ojo en sí es un ojo humano estilizado con las marcas faciales del halcón que representaban a Horus. Los egipcios también lo representaron como un jeroglífico (). El ojo estaba hecho de seis partes, que algunos investigadores han interpretado que juegan un papel en las matemáticas específicamente, en fracciones. En esta interpretación, la esquina interna del ojo representa 1/2, la pupila 1/4, la ceja 1/8, la esquina externa 1/16, la línea curvada 1/32 y la marca de la mejilla. para 1/64. Sin embargo, esta interpretación es cuestionada por otros investigadores.

Otra indicación sobre el simbolismo adicional del ojo proviene de los textos ptolemaicos. Claudio Ptolomeo fue un astrónomo y matemático del siglo II d. C., por lo que unos tres mil años después, el ojo de Horus comenzó a convertirse en un símbolo destacado. Los textos ptolemaicos sugieren que el cielo era un halcón cuyos ojos representaban el sol y la luna.

Plutarco, un filósofo e historiador griego que trabajó en los siglos I y II d. C., también vio una conexión con la luna. Plutarco sospechó que la eliminación y el rejuvenecimiento está relacionado con las fases lunares y fenómenos como los eclipses.

Textos de pirámides anteriores, tan antiguos como 2500 a. C., enfatizan el papel fundamental de los ojos para garantizar el paso seguro de los reyes al más allá y su sustento una vez que llega al más allá. Al igual que Horus usó el ojo para apoyar a su padre Osiris en el más allá, los egipcios también creían que podían apoyar a su rey. El ojo jugaba un papel supremo en los hechizos rituales, particularmente en los hechizos de ofrenda. El simbolismo religioso es claro: el ojo era fundamental para un paso seguro al inframundo.

Por supuesto, cuando se habla de algo que se originó hace 5.000 años (y posiblemente, mucho antes de eso), seguramente habrá cierta ambigüedad e incertidumbre. Un aspecto particularmente confuso es el Ojo de Ra.

El Ojo de Ra es algo similar al Ojo de Horus. Pertenece a un dios diferente (Ra) pero representa muchos de los mismos conceptos, así como algunos diferentes. El Ojo de Ra también tiene cierta independencia del dios Ra, al igual que el Ojo de Horus es parcialmente independiente de Horus. El Ojo de Ra funciona como una fuerza femenina violenta que a menudo se comporta como una diosa independiente. La egiptóloga Katja Goebs sugiere que los mitos en torno a los dos ojos se basan en el mismo mitema o elemento central de un mito. Ella sugiere que en lugar de postular un mito único y original de un cuerpo cósmico, que luego se fusionó con otros, podría ser más fructífero pensar en términos de un mito (flexible) basado en la relación estructural de un Objeto que falta. o situado lejos de su dueño.

¿Recuerdas cuando dijimos que los conceptos en la mitología egipcia pueden ser un poco fluidos o poco claros? Lo mismo ocurre con los ojos. Los roles de los dos ojos a veces se superponen y las distinciones se vuelven poco claras. Ambos podrían proteger el mal, ambos tienen una conexión con Thoth, ambos aparecieron en amuletos. Las similitudes son tan grandes que, a veces, los dos ojos se usaban indistintamente.

Un Ojo de Horus personificado ofrece incienso al dios entronizado Osiris en una pintura de la tumba de Pashedu, siglo XIII a.

También hay un vínculo sol-luna con los ojos. El ojo derecho del dios Horus, por ejemplo, se equiparaba con el sol y su ojo izquierdo con la luna. Ra era un dios sol prominente, por lo que en algún momento, su ojo se asoció con el sol, y Horus solo se asoció con la luna. Pero una vez más, los egiptólogos tienen interpretaciones diferentes. Algunos creen que inicialmente había dos Ojos de Horus que divergieron lentamente, y uno de ellos se convirtió en el Ojo de Ra; otros creen que dado que ningún texto relaciona los Ojos de Horus con el sol y la luna hasta relativamente tarde en la historia egipcia, debe haber otro significado original. Algunos incluso han propuesto que el vínculo entre el Ojo de Horus y la luna se represente matemáticamente.

El ojo presenta seis partes, cada una en progresión geométrica. A juzgar esto a la luz de una notación críptica que se encuentra en algunos templos, una operación matemática muestra que las fracciones del Ojo significaban un período lunar comparable a nuestra noción de los meses sinódicos medios, se lee en un estudio. Podría ser un poco exagerado, pero muestra cuán profundas pueden ser las ramificaciones del Ojo de Horus.

Un ojo que trasciende el tiempo

Un amuleto ocular de 1070664 aC Créditos de la imagen: Met Museum.

El Ojo de Horus es uno de los símbolos más frecuentes en la mitología egipcia. Prevaleció durante miles de años y desempeñó un papel clave en los rituales. El ojo encarna el poder curativo, así como la regeneración y protección en general.

Su significado y función exactos están envueltos en los muchos años que han pasado, y los mitos egipcios son tan fascinantes como confusos. El símbolo tiene una conexión notable con muchos conceptos diferentes e incluso puede estar relacionado con las matemáticas, el cuerpo humano y el ciclo lunar.

Es posible que nunca entendamos completamente el significado completo detrás de este símbolo, pero sigue siendo uno de los símbolos más llamativos y ricos del mundo antiguo. Con investigación adicional, aún podemos aprender sus secretos.

"