Seleccionar página

El hongo más caro del mundo no es una trufa o un hongo Mattake, es un hongo oruga muerta que crece en el Himalaya. Salen a 50.000 dólares la libra; compare eso con las trufas más caras que se venden por hasta 8,000 USD la libra. Este costoso hongo (Ophiocordyceps sinensis) se llama yartsa gunbu, que además de sonar como un personaje de Star Wars, significa hierba de verano, gusano de invierno en tibetano. Son apreciados como afrodisíacos y símbolo de estatus.

¿Qué es exactamente?

El hongo es un parásito; infecta a las orugas de la polilla fantasma. Las orugas viven bajo tierra en pastos alpinos y matorrales en la meseta tibetana y el Himalaya a una altitud de entre 3000 y 5000 m (9800 y 16 400 pies). Se alimentan de raíces subterráneas y son más vulnerables al hongo cuando mudan la piel a fines del verano. Este es también el momento en que el hongo libera sus esporas.

Una vez infectada, la oruga sube y se encuentra perpendicular a la superficie. El hongo digiere el interior de las larvas y eventualmente las mata. En la primavera, un cuerpo fructífero con tallo sale disparado de la cabeza de la oruga y puede verse en la superficie del suelo. En total, no es más grande que un dedo meñique.

Una comparación de tamaño del hongo. Créditos de la imagen: Nicolás Merky.

los coleccionistas

El precio de yartsa gunbu ha aumentado exponencialmente en la última década. Este hongo que es más valioso que el oro es recolectado anualmente por los aldeanos pobres. Pueblos enteros desaparecen en la primavera cuando van a los campos alpinos altos en busca de yartsa gunbu durante varias semanas. Una buena cosecha puede triplicar los ingresos anuales de un nepalí. El ingreso anual promedio de los aldeanos en el área es de 247 USD, por lo que no sorprende que los aldeanos se estén aferrando a este hongo como un refuerzo de ingresos. En algunas zonas, un hongo vale más que un día de trabajo para un trabajador manual.

Sin embargo, también puede tener efectos negativos, como crear conflictos entre los aldeanos. En noviembre de 2011, diecinueve aldeanos fueron condenados por asesinar a siete agricultores después de buscar el hongo.

Los recolectores suben a las praderas de las montañas para encontrar el hongo. Créditos de imagen: Pixabay.

Una mercancía caliente

Entonces, ¿por qué la gente exige y paga tanto por este hongo? Parte de la respuesta es que ha sido parte de la medicina tradicional china durante siglos. La primera mención de ella fue por un médico tibetano en el siglo XV, en su texto llamado Instrucción de una Miríada de Medicinas. Se consideraba que los hongos tenían un muy buen equilibrio de yin y yang porque estaban compuestos por un animal y un vegetal. También se considera que tienen cualidades afrodisíacas, y se les llama la Viagra del Himalaya. Sin embargo, esta afirmación no tiene una base científica y no ha sido probada.

Lo más importante es que el hongo es ahora un símbolo de estatus. China es el principal mercado de yartsa gunbu y los ricos lo utilizan para mostrar su influencia. Por ejemplo, lo compran para presentarlo a los invitados. La demanda de yartsa gunbu se ha disparado en la última década. La razón podría ser que más gente lo sabe y los chinos ahora tienen suficientes ingresos disponibles para gastar, mientras que antes no podían permitírselo.

Efectos sobre el medio ambiente

La cosecha podría estar afectando el medio ambiente. Aunque el hongo se ha recolectado durante siglos, nunca se ha hecho con tanto entusiasmo como ahora. Quizás menos esporas infecten a menos orugas, produciendo menos yartsa gunbu. La sobreexplotación ya la ha convertido en una especie en peligro de extinción en China. Entonces la población de polillas podría explotar si no tienen otros depredadores. Los recolectores también pueden tener un efecto negativo en el medio ambiente si talan demasiados árboles para obtener combustible o dejan su basura por ahí.

El cambio climático también afectará negativamente a la cosecha al secar los pastizales. Con menos comida, las larvas de polilla no podrán sobrevivir tan bien y habrá menos de ellas. El hongo se cultiva en granos y líquidos en China, pero nadie ha podido cultivarlo en orugas. Si los recolectores quieren que su oro fúngico dure en el futuro, deben cosecharlo de manera sostenible y dejar algunos hongos para que liberen sus esporas.

Compartir 23 Twittear Compartir"