Seleccionar página

Si no está convencido de la reducción de los glaciares, el aumento de las temperaturas y los fenómenos meteorológicos extremos, ahora hay otra razón para comenzar a reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero mucho más rápido. Y ese es el efecto negativo que el cambio climático está teniendo en la producción mundial de té, afectando no solo su rendimiento sino también su sabor.

Crédito de la imagen: Flickr/CIFOR

Las plantas de té son muy sensibles a los entornos en los que se cultivan tanto que los expertos pueden distinguir diferentes sabores según el lugar donde se cultiva el té. Pero esa sensibilidad es también lo que hace que el cultivo sea vulnerable al cambio climático. Las variaciones en la temperatura y la precipitación pueden alterar el rendimiento del té, así como su equilibrio químico.

Un informe de la organización benéfica Christian Aid argumenta que algunas de las áreas de cultivo de té más grandes del mundo se verán gravemente afectadas por el clima extremo, y sus rendimientos se verán reducidos si la crisis climática continúa al ritmo actual. Las inundaciones, las sequías, las olas de calor y las tormentas (que pueden verse exacerbadas por el cambio climático) ya están teniendo diversos efectos en la producción de té en todo el mundo.

El informe se centró en Kenia, China, India y Sri Lanka, los países productores de té más grandes del mundo. Kenia es el mayor exportador de té negro del mundo y durante muchos años tuvo el clima perfecto para el cultivo del té, con largos días soleados. Pero ahora el cambio climático está trayendo cambios climáticos erráticos que representan una amenaza para los productores de té.

Un estudio encontró que el cambio climático va a reducir las condiciones óptimas para la producción de té en Kenia en una cuarta parte (26,2 %) para 2050. Los cultivadores de té de Kenia ya están sintiendo esta disminución en la producción. En una encuesta de 700 agricultores en las siete regiones productoras de té de Kenia, casi la mitad dijo haber notado cambios en las estaciones lluviosa y seca.

Una situación similar está viviendo China, el mayor productor de té del mundo, que suministra al mundo más de 300 mil toneladas métricas de té al año. El té en China se produce regularmente en las provincias del sur y este del país, donde el clima es húmedo y cambia de tropical a subtropical.

El cambio climático está reduciendo la producción de té en China, y los cambios en los patrones climáticos en los últimos 50 años afectaron el crecimiento de los cultivos, la calidad y la composición química de las hojas de té, según estudios previos realizados por investigadores estadounidenses. Las temporadas de monzones más largas con lluvias diarias más intensas se han relacionado con pérdidas de cultivos, escribieron los investigadores.

El informe también analizó a India, el segundo mayor productor de té. Más de la mitad se produce en la región noreste de Assam, la región productora de té más grande del mundo. El norte de Bengala, en el distrito de Darjeeling, es otra importante zona productora de té. Sin embargo, el cambio climático ya amenaza la producción de té en estas regiones.

En una encuesta de productores en Assam, el 88 % de los gerentes de plantaciones y el 97 % de los pequeños propietarios afirmaron que las difíciles condiciones climáticas eran una amenaza definitiva para el crecimiento y la producción de té. Además, el cambio climático ha provocado lluvias irregulares que han provocado sequías y lluvias torrenciales en Assam, mostró el informe.

Crédito de la imagen: Flickr/CIFOR

No solo rendir

Los investigadores de Christian Aid expresaron su preocupación no solo por la disminución de la producción de té debido al cambio climático, sino también por la pérdida de algunas de sus muchas propiedades, incluido el sabor. El té tiene un conjunto de compuestos aromáticos conocidos como metabolitos secundarios que permiten diferenciar un té de otro.

Sin embargo, cuando las plantas de té se mojan mucho, sufren un doble efecto porque las plantas dejan de tener las señales ecológicas para producir estos metabolitos, y los pocos que quedan se diluyen a medida que la planta se anega. El calentamiento global ha traído niveles inusualmente altos de lluvia en muchas partes del mundo.

Debido a que el límite de retención de agua de la atmósfera aumenta en aproximadamente un 4 % por cada aumento de temperatura de 0,6 °C, es más probable que se produzcan precipitaciones extremas cuando una tormenta atraviesa una atmósfera más cálida que contiene más agua. Estos lugares incluyen importantes áreas productoras de té como la provincia china de Yunnan, Assam y Darjeeling en India, entre otros.

El estudio también advirtió sobre la pérdida de algunos de los muchos beneficios del té para la salud humana debido al cambio climático, como su capacidad para estimular el sistema inmunológico, combatir la inflamación y prevenir el cáncer, además de mantenernos alerta durante el día. Los estudios han demostrado que se espera que el cambio climático resulte en un té de menor calidad y menos saludable en el futuro.

Christian Aid está llamando a los países a aumentar su acción climática en el transcurso del año, especialmente pensando en la próxima cumbre climática COP26 en el Reino Unido, una nación que bebe té. La organización también quiere que los países ricos brinden asistencia financiera a las regiones pobres para ayudarlas a hacer frente a los impactos del cambio climático.

"