Seleccionar página

El análisis espectral de los datos del Hubble en el satélite joviano encontró rastros de agua de larga duración en la atmósfera de Europa. La misma técnica se había aplicado previamente a Ganímedes, otro de los satélites de Júpiter, pero los investigadores se sorprendieron al ver lo mismo en Europa porque las temperaturas de su superficie son mucho más bajas.

Créditos de la imagen: NASA.

Las lunas de Júpiter están congeladas en la superficie. Están lejos del sol y simplemente no reciben suficiente radiación solar para mantener océanos de agua líquida como la Tierra. Pero hay más en algunas de estas lunas de lo que parece. Por ejemplo, se cree que Europa tiene un océano de agua líquida bajo la superficie congelada, debido a la fricción. La atracción gravitacional de Júpiter hace que la capa de hielo y el interior de la luna se flexionen durante el curso de su órbita (al igual que las mareas en la Tierra). Este movimiento produce fricción, la fricción produce calor, y este calor es suficiente para derretir una gran parte del subsuelo de Europa en agua líquida.

En los últimos años, los astrónomos han estado observando Europa de cerca porque tener un océano de agua líquida (incluso debajo de su superficie) lo convierte en un candidato probable para albergar vida. Varios estudios han aportado evidencia que respalda la existencia de agua en Europa, pero lo que hace que este estudio sea diferente es que aporta evidencia de agua no sólida en la superficie del satélite.

No son muchos rastros delgados de vapor, pero incluso estos rastros son sorprendentes en la superficie de Europa. La razón es que Europa refleja más luz solar que Ganímedes, manteniendo la temperatura de su superficie mucho más fría. La temperatura máxima diurna en Europa es la friolera de -260 grados Fahrenheit (-162 Celsius) y esa no es una temperatura a la que esperarías encontrar agua.

La observación del vapor de agua en Ganímedes y en el lado posterior de Europa avanza en nuestra comprensión de las atmósferas de las lunas heladas, dijo Roth. Sin embargo, la detección de una abundancia de agua estable en Europa es un poco más sorprendente que en Ganímedes porque las temperaturas de la superficie de Europa son más bajas que las de Ganímedes.

Los hallazgos previos de vapor de agua en Europa se asociaron con columnas de agua que brotaban a través del hielo de forma análoga a los volcanes o géiseres aquí en la Tierra. Estos penachos pueden extenderse más de 60 millas (96 km) de altura, produciendo gotas transitorias de vapor en la atmósfera de la luna. Pero esto parece ser diferente.

Al observar los datos de 1999, 2012, 2014 y 2015, Hubble encontró evidencia de que parte del vapor de agua proviene directamente del hielo en la superficie. Este hielo se sublima, transformándose directamente de hielo sólido a gas, y parece ser un proceso continuo. En otras palabras, pequeñas partes del hielo de la superficie de Europa se transforman constantemente en vapor de agua, al menos en la cara posterior de la luna.

Un artículo anterior de 2021, también en coautoría de Roth, encontró rastros similares de vapor de agua en la atmósfera de la luna de Júpiter, Ganímedes. Sin embargo, una limitación de estos dos documentos es que son observaciones indirectas. En pocas palabras, no es exactamente agua lo que están viendo de oxígeno, un componente principal del agua. En teoría, podría haber otros elementos que contuvieran oxígeno (dióxido de carbono, moléculas de oxígeno solitarias, hidróxido), pero nada parece encajar tan bien con los datos como el agua. Es una conclusión tan sólida como la que se puede sacar de una observación indirecta, aunque aún se necesitará trabajo futuro para confirmar el hallazgo.

Por suerte, tanto la NASA como la ESA están preparando misiones para explorar Europa con más detalle. El Europa Clipper de la NASA se lanzará en 2024, mientras que el Jupiter Icy Moons Explorer de la ESA se lanzará en agosto de 2022 y llegará a Júpiter en julio de 2031. Se espera que estas dos misiones aumenten en gran medida nuestra comprensión de estos mundos congelados y ofrezcan más pistas para su habitabilidad potencial.

"