Seleccionar página

Orientación de combate. Toros jirafa fotografiados entrenando en (a) una posición de cabeza a cabeza o (b) una posición de cabeza a cola. Crédito: Etología.

Rara vez verás a los mamíferos más altos del mundo pelear entre ellos, pero cuando lo hacen, las cosas pueden ponerse realmente feas. Cuando los machos se involucran en una pelea, ya sea para resolver los derechos de apareamiento o territoriales, usan el impulso de sus largos cuellos para empujar poderosamente con las estructuras en forma de cuerno que cubren sus cabezas. Si el objetivo es alcanzado, el oponente puede resultar gravemente herido e incluso morir.

Las jirafas se toman estas peleas en serio y no participarán en justas serias a menos que no tengan otra opción. Y, al igual que los luchadores profesionales, los machos a menudo practican entrenando con oponentes entusiastas de la misma manada.

Curiosamente, un nuevo estudio que observó muchos de estos concursos descubrió que prácticamente no había intimidación, y las jirafas incluso parecen tener reglas que los humanos pueden juzgar como honorables. Los machos poderosos y grandes no se aprovechan de su estatus metiéndose con alguien más joven y más pequeño. En cambio, las jirafas entrenan solo con oponentes en su liga.

La deportividad en el reino animal

Jessica Granweiler, estudiante de maestría en la Universidad de Manchester en Inglaterra, y sus colegas siguieron de cerca el comportamiento social de las jirafas en la reserva del río Mogalakwena en Sudáfrica durante medio año entre 2016 y 2017. Grabaron en video enfrentamientos amistosos y luego analizaron quién peleaba contra quién y cómo. pelearon.

Al igual que los boxeadores humanos, algunos machos son diestros y otros zurdos. Pero a diferencia de los humanos, los diestros y los zurdos están distribuidos uniformemente. Los oponentes siempre respetaron la preferencia de qué lado luchar. Si sucediera que dos oponentes fueran ambos diestros, se emparejarían cabeza a cola. Los investigadores no identificaron ningún caso de trampa.

Una brutal pelea de jirafas. Así es como se ve cuando los machos hablan en serio y están listos para morir por los derechos de apareamiento. Sin embargo, durante el combate amistoso, los machos son fríos y tienen cuidado de no lastimarse entre sí.

Los combates de sparring eran más comunes entre los hombres jóvenes prometedores. Casi siempre elegían oponentes de su propio tamaño, como los humanos en peleas profesionales emparejados por categoría de peso.

Al ser inexpertos, los machos más jóvenes también fueron más experimentales con su técnica, practicando balanceos de cabeza contra el pecho y la parte trasera de sus oponentes.

Los machos mayores también entrenaban, pero con mucha menos frecuencia. Cuando lo hacían, tendían a juntar sus cuellos como si estuvieran luchando. Este comportamiento puede deberse al hecho de que los machos son conscientes de que pueden lastimarse unos a otros si sacan las armas grandes. También es una forma de medir la fuerza de los demás sin involucrarse en batallas en toda regla.

Los machos mayores y de alto estatus también solían actuar como árbitros cuando los jóvenes entrenaban, interrumpiendo las peleas cuando sentían que las cosas podían salirse de control. Sin embargo, no está claro si los adultos están realmente preocupados por la seguridad de los machos jóvenes en su manada. Puede ser solo una forma inteligente de afirmar el dominio, comunicando Recuerde quién es el jefe aquí.

Tomados en conjunto, estos resultados respaldan la sugerencia de que el combate funciona principalmente para proporcionar a los machos maduros un medio para probar su capacidad competitiva sin escalar a peleas a gran escala. Además, los toros maduros intervinieron en los adultos jóvenes posiblemente para desactivar cualquier efecto ganador logrado por estos últimos, siendo el toro más dominante el responsable de la mayoría de las intervenciones, escribieron los autores en la revista Ethology.

Tener un mejor manejo del comportamiento social y las jerarquías de las jirafas puede resultar importante en los esfuerzos de conservación. Por ejemplo, el comportamiento de combate puede informar a los cuidadores de zoológicos sobre cómo manejar mejor a los machos jóvenes. Estos hallazgos también pueden explicar por qué algunas poblaciones en África son más grandes o más pequeñas en ciertas áreas: si un macho dominante controla todas las peleas en una manada, puede ser el único apareamiento. Cuando se aparean menos machos, la población tiende a reducirse.

Una comprensión más matizada de cómo los factores sociales y ambientales dan forma a las interacciones entre individuos, como el combate, mejorará nuestra comprensión y manejo de este animal carismático, concluyeron los científicos.

"