Los nombres oficiales de cinco serpientes están en subasta y el dinero recaudado se destinará a salvarlas.

Podría decirse que la nueva especie Sibon bevridgelyi es la más bonita de todas. Créditos de la imagen: Alejandro Arteaga.

¿Quieres mostrarle a alguien que lo amas? O mejor aún, ¿te gustaría nombrar a una serpiente como tu ex? ¿O tal vez solo quiere ayudar a salvar algunas especies de serpientes? Bueno, entonces acabas de perder tu oportunidad. Un equipo de biólogos ha subastado los derechos de denominación de cinco serpientes recién descubiertas y el dinero podría salvarlas de la extinción.

Con cuatro de cada cinco serpientes ya en peligro de extinción, parece algo sensato. El equipo de investigación internacional decidió subastar sus derechos de denominación y, con el dinero que ganen, esperan comprar y salvar un terreno de 72 hectáreas (178 acres) que antes no estaba protegido y donde viven algunas de estas especies. Si todo va según lo planeado, la Fundación Jocotoco agregará el terreno comprado a la reserva de Buenaventura, ampliando así la única área protegida.

Las serpientes en sí son bastante únicas. Tienen un gusto inusual por los caracoles, lo que les ha llevado a una notable adaptación: sus mandíbulas se han desarrollado de tal manera que pueden succionar el cuerpo viscoso y baboso de un caracol directamente fuera de su caparazón. Las especies se describen en un nuevo estudio, donde Alejandro Arteaga, un Ph.D. ecuatoriano-venezolano. estudiante del Museo Americano de Historia Natural y director científico de Tropical Herping y su equipo presentan sus inusuales hábitos.

Tres de las especies fueron descubiertas en las selvas tropicales de Ecuador entre 2013 y 2017, mientras que las otras dos se encontraron en ambientes más secos. Habiendo hecho la oferta más alta en la subasta, Rainforest Trust (RT) y Bob Ridgely pudieron nombrar tres de las cinco nuevas serpientes. Ridgely, quien es una reconocida conservacionista, ha optado por los siguientes nombres:

  • Dipsas georgejetti fue elegido en honor a George Jett, quien apoyó el inicio de las reservas de la Fundación Jocotocos en Ecuador;
  • Dipsas bobridgelyi, después de sí mismo; y
  • Sibon bevridgelyi (Bev Ridgelys Snail-Eater) en honor a su padre.

Las dos especies restantes, Dipsas oswaldobaezi y Dipsas klebbai , recibieron el nombre del Dr. Oswaldo Bez y Casey Klebba, respectivamente, en reconocimiento a su pasión por la biodiversidad y la conservación de Ecuador.

La especie Dipsas klebbai es la única de las especies recientemente descritas que actualmente no está amenazada de extinción. Créditos de la imagen: Alejandro Arteaga.

Es una técnica muy inusual y creativa, que para ser honesto, también parece muy práctica, los beneficios son obvios.

Alejandro dijo que teníamos que hacerle saber a la gente que estas serpientes geniales existen y que estas especies podrían dejar de existir pronto, y necesitamos la ayuda de la gente para proteger el hábitat de las serpientes.

Varias compañías le permiten nombrar a una estrella en honor a un ser querido, señaló, pero, en general, esos nombres no tienen validez formal. Nombrar una especie entera en honor a alguien a quien amas o admiras es diferente. Salvo contadas excepciones, este es el nombre que utilizará tanto el público en general como toda la comunidad científica. Entonces, ¿por qué no dejar que la gente elija el nombre de una especie a cambio de una donación que proteja su hábitat?

Nombrar especies es parte del núcleo mismo de los estudios biológicos y es más que un simple gesto simbólico una vez que se nombra una especie, permanece así. Es posible cambiar el nombre de las especies, pero es muy raro y, por lo general, solo ocurre cuando una especie ha sido mal clasificada o necesita ser reclasificada.

Sin embargo, cabe señalar que realizar una subasta pública también puede tener algunas consecuencias inesperadas. Quién sabe, la próxima nueva especie de serpiente podría llamarse Snakey McSnakeface.

Referencia de la revista: Arteaga A, Salazar-Valenzuela D, Mebert K, Peafiel N, Aguiar G, Snchez-Nivicela JC, Pyron RA, Colston TJ, Cisneros-Heredia DF, Ynez-Muoz MH, Venegas PJ, Guayasamin JM, Torres-Carvajal O (2018) Sistemática de las serpientes sudamericanas comedoras de caracoles (Serpentes, Dipsadini), con la descripción de cinco nuevas especies de Ecuador y Perú. ZooKeys 766: 79-147. https://doi.org/10.3897/zookeys.766.24523

"