Seleccionar página

Crédito: Marko Verch., CC2.0.

El término superalimentos podría evocar la imagen de algún alimento todopoderoso con habilidades especiales, casi mágicas. Si bien no existe una definición regulada o respaldada científicamente para los superalimentos, en el mercado se promueve un producto al estatus de superalimento si puede ofrecer altos niveles de nutrientes deseables.

Estos nutrientes pueden estar relacionados con la prevención de enfermedades o pueden ofrecer otros beneficios para la salud simultáneos, como la oxidación o un refuerzo del sistema inmunológico.

A continuación se enumeran algunos de los superalimentos más populares.

Es un hecho bien conocido que los cítricos son ricos en vitamina C y vitamina A, que fortalecen el sistema inmunológico y mantienen la piel tersa y suave. Es importante consumir cítricos de forma regular ya que nuestro cuerpo no produce vitamina C, por lo que consumir un cítrico a diario le aportará a tu cuerpo los nutrientes que necesita. Hay muchos tipos diferentes de frutas cítricas, tales como:

  • naranjas
  • Lima
  • Clementinas
  • Limón
  • Mandarina
  • pomelos

El brócoli es un superalimento rico en vitaminas A, C y E, junto con muchos otros antioxidantes y fibras. Con tanto que ofrecer, es una buena opción para que pongas en tu plato. Está completamente lleno de minerales y la mejor manera de retener todos sus nutrientes es cocinar lo menos posible, incluso mejor si no se cocina en absoluto.

Otro superalimento al que las personas acuden en busca de ayuda cuando se enferman. Las propiedades medicinales del jengibre no son un misterio para la humanidad. El jengibre ayuda a reducir el dolor de garganta al reducir la inflamación y también ayuda a disminuir las náuseas. Hay evidencia de que el jengibre puede reducir el dolor crónico. También de acuerdo con investigaciones recientes en animales, incluso puede tener propiedades para reducir el colesterol.

Como uno de los ingredientes más utilizados en todo el mundo, sin duda el ajo agrega un cierto sabor distintivo a la comida, pero hay más de lo que parece. Según el Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integrativa, el ajo puede desempeñar un papel importante en la reducción de la presión arterial y ayuda a ralentizar el endurecimiento de las arterias. Las enormes concentraciones de compuestos que contienen azufre, como la alicina, parecen ser la razón de las propiedades inmunoestimulantes que se encuentran en el ajo.

Aunque los cítricos se consideran la mejor fuente de vitamina C, curiosamente, el pimiento rojo también contiene vitamina C. De hecho, contienen el doble que los cítricos. Aparte de eso, también son una buena fuente de betacaroteno. El betacaroteno es responsable de mejorar la salud de la piel y los ojos.

La vitamina E también es vital para el sistema inmunológico. Básicamente, es una vitamina soluble, lo que significa que necesita grasa para ser absorbida. Las almendras y otros frutos secos están repletos de vitamina E y grasas saludables. Alrededor de media taza de almendras enteras sin cáscara es suficiente para proporcionar la cantidad suficiente de vitamina E requerida por el cuerpo humano.

Con magnesio, fósforo y vitamina B-6 y E, son una buena opción de alimento para optar. La vitamina E juega un papel importante en el mantenimiento del sistema inmunológico. Los aguacates y las verduras de hojas verdes oscuras son otras buenas fuentes de vitamina E.

Wolfberries o Goji Berries son una buena fuente de vitamina C y B, aminoácidos, ácidos grasos y una gran cantidad de minerales. Puede tomarlos con su desayuno o agregarlos a sus batidos, sin embargo, son una gran fuente de buenos minerales y es aconsejable agregarlos a su dieta.

Originarias de México, las semillas de chía fueron utilizadas por los aztecas y los mayas. Hay muchos beneficios de consumir semillas de chía, ya que producen grandes cantidades de proteínas vegetales y también son muy ricas en ácidos grasos Omega 3.

El té verde molido se conoce como Matcha y es tan popular como el café. Matcha contiene grandes cantidades de vitaminas y minerales, por lo que es una bebida muy beneficiosa para consumir. El polvo de té verde Matcha puede actuar como una gran adición a los productos horneados.

Las propiedades antioxidantes que se encuentran en Kale ayudan a fortalecer el sistema inmunológico de su cuerpo. Ayuda a protegerlo contra enfermedades como la arteriosclerosis y el Alzheimer. Lo agregas crudo a tus batidos o ensaladas para su consumo.

Repletos de potasio, vitamina C y otras vitaminas, los arándanos son uno de los mejores y más sabrosos superalimentos. También son conocidos por sus propiedades antiinflamatorias que ayudan a proteger su cuerpo contra diversas enfermedades.

Conocida por su uso en el curry indio, la cúrcuma también es conocida por sus propiedades antiinflamatorias y se ha utilizado para tratar una variedad de enfermedades como la artritis reumatoide y la osteoporosis. La alta concentración de curcumina es la razón del color amarillo de la cúrcuma, que ayuda a disminuir el dolor muscular causado por el ejercicio intenso.

Se sabe que la sopa de pollo trata la fiebre y los resfriados. También evita que te enfermes además de ayudarte a recuperarte de la fiebre. El pavo y el pollo contienen altas cantidades de vitamina B-6. Digamos que alrededor de 3 onzas de carne de pollo o carne de pavo contienen alrededor del 50 % al 60 % de la vitamina B-6 que nuestro cuerpo necesita a diario.

La espinaca alberga altas cantidades de antioxidantes, vitamina C y betacaroteno. Cuando se cocina ligeramente, ayuda a resaltar los minerales y la vitamina A.

Los yogures con cultivos vivos como el yogur griego son lo que debes tener en cuenta. El yogur sin cultivos vivos suele contener muchos edulcorantes. El yogur con cultivos vivos es un suplemento probiótico y suele ser rico en vitamina D. También pueden ayudar a aumentar la absorción de nutrientes de los alimentos.

La citrulina presente en las sandías ayuda a mantener el corazón sano. Aparte de eso, también acumulan una gran cantidad de vitamina C, B-6 y A. También ayudan a mantener el sistema inmunológico equilibrado y proporcionan al cuerpo licopeno que ayuda a fortalecer los huesos.

La astaxantina presente en el salmón es responsable de la pigmentación rosada de la carne de salmón. Estas sustancias ayudan en el mantenimiento saludable del sistema inmunológico del cuerpo.

Hay muchas más cosas que se pueden hacer para mejorar el sistema inmunológico de su cuerpo y muchos más alimentos que ayudan en el mismo. Una buena investigación puede ayudarlo a descubrir qué puede comer regularmente. Puede consultar las reseñas de diferentes superalimentos en Health Trends o en cualquier otro blog o revista de salud.

"