Mi primera entrada de blog

Bueno, he estado posponiendo esto para ser honesto. Muchas personas escriben sus propios blogs, así que es difícil imaginar que pueda aportar algo valioso a tanta diversidad. Por otra parte, estamos intentando ayudar a la gente para que aprendan inglés, así que pensé que si podía escribir artículos que fueran relevantes para los alumnos y los grababa en video blog o ‘vlog’ entonces al menos la gente podría practicar su comprensión escrita y oral a través de mis humildes esfuerzos. Debería probablemente traducirlos y grabarlos en los dos idiomas también para ayudar a la gente que está aprendiendo español…

Así que, como ésta es la primera entrada, voy a comenzar hablando un poco sobre mí. Mi nombre es John Douglas, obviamente, y soy uno de los dueños del Centro de Estudios La Hoya. Comenzamos en la Hoya, cerca de Elche en 2006, justo arriba de una peluquería en la calle principal. Por entonces, teníamos poca actividad, tal sólo un par de grupos de inglés, algunos cursos de informática y clases de repaso. Pero poco a poco aumentó y pudimos trasladarnos al nuevo centro en 2010.

Lo siento, me he desviado, iba a hablaros sobre mí, no sobre la escuela. A pesar de que estoy muy orgulloso de ella… Me considero un lingüista. Estudié francés desde secundaria e hice mi carrera en Filología Francesa en la Universidad de Londres. Aún me arrepiento de dejar el español en secundaria tras haberlo estudiado un año – cuando teníamos que elegir las asignaturas para GCSE (el equivalente a la ESO) yo pensé que un idioma era suficiente así que me decanté por el francés, pero cuando me hice mayor y me especialicé en idiomas tuve que volver a retomar el español en la universidad.

Cuando acabé mi carrera, decidí mejorar mi español, así que me puse a trabajar para el famoso Richard Vaughan – la pronunciación de los españoles suele ser incorrecta (podéis escuchar la pronunciación correcta en el vídeo) – en Madrid donde permanecí un año enseñando en empresas como Pfizer, La Caixa, Unilever, Ericsson y John Deere. Fue un año genial porque tuve la oportunidad de visitar muchos sitios en España y conseguí un muy aceptable nivel de español.

Pero dos idiomas no eran suficiente, y sabiendo que la mejor manera de aprender un idioma era vivir en el país, decidí trasladarme a Italia, a un lugar precioso llamado Conegliano en el norte del país cerca de Treviso y Venecia. De nuevo encontré un trabajo como profesor de inglés y esta vez tuve que aprender italiano desde cero. Bueno, casi, porque el español y el italiano tienen tanto parecido que si comienzas hablando español con acento italiano puedes hacerte entender.

Pero aquí fue donde saber cómo aprender un idioma me fue de mucha ayuda. Ya conocía las estructuras gramaticales que iba a necesitar – fue sólo cuestión de estudiar las formas, los verbos, la gramática del lenguaje y combinar eso con mucha practica real, yendo por ahí con un diccionario bilingüe en la mano más que nada. Cuantos más idiomas aprendes, más fácil resulta.

Eso hasta que llegas al alemán… ¡qué idioma más complejo! Mucho más difícil de aprender que el español o el italiano con sus raíces latinas. Se trata de un idioma germánico como el mio, pero con 3 géneros y cuatro casos fue un gran desafío para mí cuando me trasladé a Austria – Innsbruck para ser exactos – tras un año en Italia. Me costó mucho hasta que conseguí un nivel decente de alemán – un periodo de tiempo enseñando en Magdeburg y un curso en la Universidad John Moores de Liverpool.

Bueno, después de cualificarme como profesor de idiomas en secundaria en el Reino Unido, decidí venir a enseñar inglés a España. ¿El motivo? Bueno, siempre quise vivir en el extranjero y el clima, la cultura y la gastronomía de aquí son fantásticos, pero para ser justo vine por una persona, mi pareja de vida Mónica, que es de aquí y sin la cual nada de esto habría sido posible.

Así que ya os he contado un poquito sobre mí, aunque me temo que he omitido mucho más de lo que he escrito, pero si me conoces podrás preguntarme sobre mi vida viajando como malabarista, o la creación de una empresa para fabricar equipamiento para malabaristas en Barcelona, o la compra-venta de acciones para ganarme la vida en Leeds.

2 thoughts on “Mi primera entrada de blog

  1. agosto 19, 2014

    Adela Responder

    Hola John, hace mucho tiempo que no nos vemos pero he leído con mucho interés tu primer post y me ha parecido genial.
    ¡Enhorabuena y adelante, sigue escribiendo!
    Un abrazo,

Deja un comentario